Excelsior.com.mx. En 20 años de operaciones de la planta de autobuses de Mercedes-Benz, en Monterrey, se han fabricado más de 25 mil unidades completas y 60 mil chasises, lo cual ha dado a la marca de origen alemán el liderazgo en ventas, con 40% de participación en el mercado nacional.

A escala mundial y como parte del Grupo Daimler, la planta mexicana contribuyó, el año pasado con 10% de la producción global, que fue de 35 mil autobuses, comentó Raúl García Gamboa, director de operaciones de autobuses de Mercedes-Benz.

El año pasado las ventas de Mercedes-Benz autobuses fueron de 3.100 unidades, de las cuales todo se vendió al sector privado, es decir 95% fue para este mercado y sólo 5% fue al sector público.

En cuanto al desarrollo de la industria en el primer trimestre del año, el director de operaciones de la planta comentó: “tradicionalmente es bajo, normalmente el fin de año se cierra muy fuerte por cuestión de balance de inventarios y cosas así, entonces el inicio de año viene siendo flojo, también las semanas previas al inicio de las vacaciones”.

Avances

Agregó que “este inicio de año es más positivo, tenemos un volumen de producción más constante y alto que 2013, si hay una recesión a nosotros no nos tocó, comparativamente con lo que es el primer cuarto del año pasado.

“Los 20 años de la fábrica se resumirían en un éxito constante, hemos tenido diferentes etapas: iniciamos en 1994, desafortunadamente las condiciones del país no dio para más, pero después volvimos a empezar, experimentamos con la fabricación de tractocamiones y nos fue bien.”

Sobre la evolución de la planta Raúl García dijo que “a partir de 2000 se decidió tener esta planta como un centro dedicado a la industria del pasaje con la fabricación de camiones para el transporte foráneo y local y después hicimos la asociación con la empresa Marco Polo, para formar PoloMex”.

Para los siguientes años de operación de la planta el reto a decir de Raúl García es “seguir consolidándonos, porque cada vez es más complicado mantener nuestro liderazgo y participar en un mercado que tiene mayor competencia”.

Desafíos

Para enfrentar este reto el directivo explicó que se está terminando la preparación de la línea de producción para la séptima generación de autobuses foráneos, “es un proyecto que tiene una inversión de US$15 millones, que empezamos en 2012 y las últimas inversiones se terminarán en el siguiente año”.

Dijo que el principal cambio con esta nueva línea de producción es que antes traían la carrocería armada, ahora cada parte es ensamblada en la planta de Monterrey, con lo cual cada vez aumentan el grado de integración nacional, que es de 50%.

En cuanto a los proyectos que se tienen para este año están la participación en todas las licitaciones públicas “tenemos vehículos para todos los mercados, desde los pequeños Boxers, hasta las unidades articuladas”.

Proceso de fabricación

La planta de Mercedes-Benz ubicada en el Municipio de García, Nuevo León, tiene una capacidad para ensamblar 25 chasises diarios, al año esta cantidad es de seis mil unidades al año, comentó Raúl García.

La planta cuenta con un modo de operación conocido como “esqueleto de pez”, con el cual el paso de un proceso a otro se puede hacer de forma lateral, con lo que se facilita el cambio.

Una vez que el chasis del camión tiene puestas las llantas el siguiente paso es el ensamble de la estructura, para lo cual en el grupo de soldadores hay seis mujeres.

Otra innovación es la implementación de un pizarrón para saber el estado de ánimo de los trabajadores y poder ayudarlos.

Después del armado se prosigue con el ensamblado de las puertas, techo, laterales y vidrios del autobús, proceso que se completa con la puesta del sistema eléctrico y el pintado de cada unidad.

Posteriormente se procede a poner los asientos de la unidad y las pruebas de calidad para cada unidad.