San Juan. El banco puertorriqueño Doral Bank, que ha alcanzado un acuerdo para vender activos por 204,5 millones de dólares, podría ser expulsado de la Bolsa de Nueva York (NYSE) si no celebra su junta anual de accionistas antes de que acabe el año.

En un escrito remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de EE.UU. (SEC), el grupo financiero explica que durante esta semana ha recibido una advertencia del NYSE diciendo que si no celebra esa junta este año habrá violado las exigencias del principal mercado de valores del mundo.

Sin embargo, el banco, que el viernes cerró con un alza del 2,6 % en el NYSE (para cotizar a 3,95 dólares por acción), ya ha dicho que no va a poder hacer tal cosa, aunque asegura estar evaluando cómo hacerlo durante el año próximo.

Por otro lado, la entidad bancaria comunicó también esta semana a la SEC que ha alcanzado un acuerdo para venderle al grupo inversor Womf Rev diversos activos (entre ellos préstamos, hipotecas y derechos de participación en otro tipo de préstamos) por valor de cerca de 204,5 millones de dólares.

El banco, que atraviesa serias dificultades financieras, está a la espera de que el Gobierno de Puerto Rico le abone los 229 millones de dólares que le reclama desde hace años, un conflicto en el que incluso la Justicia estadounidenses le ha dado la razón.

Esa cantidad representa cerca del 40 % del capital presentado por el banco para respaldar sus operaciones.

Recientemente la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) -una agencia independiente que protege a los depositantes de bancos de EE.UU.- le reclamó que aumentara de forma inmediata su capital y que entregara el plan de contingencia para la posible venta, fusión o liquidación del banco.