La Paz. El 1 de abril se cumplió el plazo para que Jindal Steel Bolivia (JSB) concretice la inversión de US$600 millones comprometida para los dos primeros años del proyecto de industrialización del Mutún.

La siderúrgica india aseguró haber invertido US$583,47 millones en la adquisición de dos plantas y la ejecución de obras civiles del complejo siderúrgico.

“De acuerdo con lo que establece el contrato, la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) contrató a la firma Delta Consult SMS Bolivia para realizar la auditoría a las inversiones de Jindal. La contratación de la auditoría por parte del Directorio de Riesgo Compartido (a cargo de JSB) también está en proceso”, informó el director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Minería y Metalurgia (MMM), Juan Carlos Castro.

La cláusula 20 del contrato suscrito entre la ESM y Jindal establece que la estatal tiene derecho a “llevar a cabo, a su propia cuenta y cargo, inspecciones y revisiones directamente o mediante la contratación de firmas profesionales calificadas e independientes para verificar aspectos” como “la ejecución de la inversión comprometida”.

Garantías. Castro dijo que se prevé que los resultados de la verificación de inversiones que impulsa la ESM se conozcan hasta “el 15 de abril” y los resultados del estudio patrocinado por Jindal “hasta fines de mes”.

Sin embargo, este no es el único aspecto que inquieta a la firma estatal. “Existe preocupación en todo el directorio de la ESM y en su presidente (Sergio Alandia), porque aún no hemos recibido ninguna comunicación de Jindal sobre la renovación de la boleta de garantía”.

Según contrato, recordó, las garantías serán renovadas anualmente, con una anticipación de al menos 30 días calendario a su vencimiento. La vigencia de la última boleta de US$18 millones prescribe “el 1 de mayo”.

Se intentó contactar al gerente de Asuntos Legales de JSB, Jorge Gallardo, para saber las causas de este presunto incumplimiento, pero el ejecutivo no atendió su celular.

Si Jindal no invirtió los US$600 millones se ejecutará la boleta de US$18 millones; de lo contrario, deberá entregar una póliza de seguro por un valor de US$27 millones “como máximo hasta 30 días calendario antes del vencimiento de la boleta de garantía” para avalar el cumplimiento de la inversión de US$900 millones prevista entre el tercer y quinto año del proyecto.

250 ha aún no fueron entregadas. Predios. De acuerdo con información del Ministerio de Minería, Jindal aún no recibió 250 hectáreas (ha) del total de predios comprometidos para el proyecto siderúrgico del Mutún.

Cambios. Jindal aceptó que haya un cambio de algunas cuadrículas para evitar obstáculos por parte de comunidades que habitan la zona del Mutún.

ESM aguarda aún aviso de arbitraje de la Corte de París. La Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) aguarda aún la notificación oficial de la demanda arbitral presentada por Jindal ante la Cámara de Comercio Internacional (CCI) de París por la ejecución de su boleta de garantía de US$18 millones.

Así lo informó el director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Minería y Metalurgia, Juan Carlos Castro.

El 14 de marzo, la corte envió una nota al presidente de la ESM, Sergio Alandia, requiriendo la “dirección exacta” donde se puede hacer llegar la notificación de arbitraje de Jindal. La respuesta se envío antes de los cinco días previstos por norma. La notificación de la CCI “aún no llegó”, aseveró.

García: Jindal recibió oferta mínima de gas. Aunque admitió que Jindal Steel Bolivia recibió una oferta mínima de gas natural para dar inicio al proyecto de industrialización del Mutún, el vicepresidente, Álvaro García Linera, recordó a la empresa india que este volumen garantiza las operaciones del complejo siderúrgico.

“Bolivia sí ha cumplido, sí ha hecho su ofrecimiento y sí ha puesto a disposición de la empresa india un mínimo de gas necesario (para el inicio del proyecto) y su incremento gradual con el paso de los años”, detalló.

El volumen de 2,5 millones de metros cúbicos día (MMmcd) de gas “garantiza el funcionamiento de los hornos de fundición”, sostuvo este miércoles el mandatario.

De acuerdo con el Contrato de Riesgo Compartido, suscrito en julio de 2007 entre Jindal y la Empresa Siderúrgica del Mutún , el complejo industrial debía producir en una primera fase cinco millones de toneladas (MMt) de pelets y dos MMt de hierro de reducción directa (DRI).

En la segunda etapa se añadiría a la producción anterior 1,37 MMt de acero y en la última fase se produciría 10 MMt de DRI y 1,3 MMt de acero.

Con este objetivo, la firma india había realizado un requerimiento inicial de 4,5 MMmcd de gas a partir de 2014, de seis MMmcd en 2016 y de 10 MMmcd en 2017.

El Ejecutivo había planteado otorgar una provisión de 2,5 MMmcd, “mientras se pueda implementar el proyecto (de Jindal) debidamente demostrado”.

“Hay contratos (con Jindal) que tienen plazos de cumplimiento en sus etapas (y) estamos haciendo la revisión de ellos (...). Esperemos que Jindal cumpla con lo que se ha comprometido, sino la Jindal sabe que hay una serie de procedimientos legales que están en el mismo contrato respecto al incumplimiento”, sostuvo García.