Londres/Paris.  Los resultados de HSBC y BNP Paribas, dos de los tres principales bancos de Europa, superaron los pronósticos por una abrupta caída de las deudas incobrables que más que contrarrestó el lento crecimiento de la banca de inversión.

Los dos bancos mostraron una caída del ingreso por banca de inversión en el último trimestre, pero mas que compensaron con menos pérdidas en préstamos personales y corporativos, en momentos en que las condiciones económicas generales mejoraron.

Las ganancias semestrales de HSBC, el mayor banco de Europa, alcanzaron los US$11.100 millones, más del doble de los US$5.000 millones en 2009, y sobre el pronóstico promedio de US$9.100 millones de ocho analistas sondeados por Thomson Reuters.

Sus cargos por préstamos incobrables y otras provisiones por riesgo crediticio cayeron a US$7.500 millones en el semestre, US$6.400 millones menos que en 2009. Es el nivel más bajo desde el inicio de la crisis financiera y menor a las previsiones de casi US$10.000 millones.

"HSBC y BNP han visto una baja interanual de sus provisiones en el primer semestre, en tasa interanual. Estamos rápidamente viendo un retorno de los grandes bancos minoristas como BNP y HSBC a niveles de provisiones cercanos a los de antes de la crisis," dijo Francois Chauled, gerente de fondos en Montsegur Finance Asset Management en París.

BNP Paribas de Francia, el segundo mayor banco de la zona del euro después del español Santander, dijo que su utilidad neta aumentó un 31% a 2.100 millones de euros (US$2.700 millones) en el segundo trimestre. En el primer semestre, las ganancias aumentaron un 39% a 4.400 millones de euros.

El incremente se debió también a menores provisiones por préstamos y a una fortaleza en banca minorista, contrarrestando las volátiles condiciones de los mercados financieros que golpearon a banca de inversión. Sus provisiones para el segundo trimestre se redujeron a la mitad, a 1.100 millones de euros, las más bajas en dos años.

BNP dijo que esto reflejaba una mejora pero que el desafiante entorno económico es aún clave en la zona euro.

La situación ofrece una oportunidad para BNP, que compró en la cima de la crisis los activos del endeudado banco belga-holandés Fortis, para aumentar su participación en el mercado, dijo el presidente ejecutivo, Baudouin Prot.

El crecimiento puede ser anémico en varios países occidentales, advirtió HSBC, pero con perspectivas alcistas en mercados emergentes, aunque es posible "algún enfriamiento" de la economía de China.

Las acciones de HSBC subían un 5,26% y las acciones de BNP subían un 5,26%, ayudando a que el sector bancario europeo subiera un 3,8%.

Presión. Los resultados sientan las bases para los reportes de bancos británicos y franceses de fines de esta semana, tras recientes ganancias sólidas de sus rivales suizos y resultados mixtos de bancos españoles.

Lloyds Banking Group de Gran Bretaña y el francés Societe Generale reportarían sus ganancias el miércoles, seguidos por Barclays este jueves y Royal Bank of Scotland este viernes.

Las perspectivas de ganancias extraordinarias de los bancos en Gran Bretaña y en otros lugares aumentará la presión de los políticos para obligarlos a prestar más y, eventualmente, reavivarán rumores de un impuesto para la industria.