Dos poderosas firmas brasileñas del sector minero y siderúrgico, Vetorial y Camargos Junior, han enviado técnicos y directivos (en el caso de la primera vino su propio presidente) para evaluar la posibilidad de una participación en Acepar, reveló ayer a nuestro diario el administrador judicial de la acería chaqueña. También está en la lista una empresa nacional.

La idea de los actuales administradores de Acepar (la acería fue intervenida judicialmente el 7 de noviembre pasado a pedido del gobierno) es ceder la empresa en alquiler por un determinado lapso, que podría ser de 10 años, a algún grupo nacional o extranjero con capacidad de inversión, pues la siderúrgica está hoy en quiebra técnica y si no encuentra una salida, se verá forzada a pedir el cese temporal de sus actividades a partir de febrero próximo, lo que afectaría directamente a sus casi 750 obreros, según lo explicado ayer por el Ing. José Luis Vinader, administrador judicial.

En ese sentido, se puede confirmar el interés de por lo menos dos compañías extranjeras y una paraguaya, señaló la fuente, agregando que la primera en venir, ya la semana pasada, fue Vetorial, cuya delegación fue encabezada por su presidente, Gustavo Correa, quien recibió todos los informes sobre la situación actual y el potencial de la fábrica situada en Villa Hayes, y quedaron en presentar su propuesta, que posiblemente llegará a inicios de la segunda quincena del presente mes.

Por su parte, la gente de Camargos Juniors estuvo recorriendo la fábrica, actualmente parada, el jueves pasado y también hará algún planteamiento antes de que finalice enero. “Es que la cuestión es urgente, porque como la gente ya sabe, estamos en quiebra técnica, ya no tenemos dinero para pagos de salarios y menos para insumos o mantenimiento, y si no tenemos una solución en estas próximas semanas, nos veremos obligados a pedir el cese temporal desde febrero venidero”, argumentó Vinader, quien prefirió no revelar por ahora el nombre de la firma nacional que está interesada en Acepar.

Cifras y plazos. En esta etapa aún no se tienen cifras ni plazos para el alquiler, pero la empresa que venga debe saber que aquí se precisa primero una inversión para la recuperación de las instalaciones fabriles, “porque eso quizá fue el error de los inversores paraguayos que estuvieron entre abril y noviembre del año pasado (los del grupo Insidsa), que entraron a producir sin poner la fábrica en condiciones y terminaron perdiendo casi US$12 millones”, resaltó Vinader.

Preguntado sobre qué interés podrían tener realmente grandes empresas, como las brasileñas citadas, en una planta a todas luces obsoleta y con las características que el mismo reconoce, la fuente sostuvo que Acepar “es un buen negocio si se hacen las cosas como deben hacerse, es decir invirtiendo primero en las cosas necesarias para una óptima producción”.

Atados de pies y manos.  Acepar está hoy, financieramente hablando, atados de pies y manos, porque su situación deficitaria le impide obtener crédito bancario, y no puede recibir fondos del Estado porque aunque está todavía en proceso de privatización y el Gobierno reclama su devolución, es una sociedad anónima y no figura ni puede figurar en el Presupuesto oficial. Los compradores (del consorcio Cosipar) tampoco quieren poner más dinero, principalmente los accionistas mayoritarios.

Vetorial y Camargos Junior. Vetorial se dedica a la producción a gran escala de carbón vegetal y mineral de hierro, posee negocios de transporte y tres plantas siderúrgicas en Mato Grosso do Sul con una capacidad instalada para producir unas 750.000 toneladas de acero anuales: 90.000 en Campo Grande, 300.000 en Ribas do Rio Pardo y 360.000 en Corumbá, según su página web (Acepar precisa producir unas 9.000 toneladas mensuales para ser rentable). Por su parte, el grupo Camargos Júnior trabaja en minería, energía renovable, agropecuaria y siderurgia. En cuanto a mineral de hierro, cuenta en Minas Gerais con reservas de 9,8 millones de toneladas y tenía planes de elevar su producción anual de 300.000 a un millón de toneladas.