La industria del carbón australiana, afectada por las inundaciones, sufría grandes interrupciones el jueves, con una compañía diciendo que podría llevar semanas la tarea de drenar las minas y un puerto clave suspendiendo las exportaciones.

Las inundaciones paralizaron las operaciones en las minas del estado de Queensland, donde se produce el 35% de los estimados 259 millones de toneladas de carbón exportable del país.
Australia contribuye con dos tercios de las exportaciones globales de carbón de coque, usado para fabricar acero.

Alrededor de 200.000 personas dispersas a lo largo y ancho de un área del tamaño de Francia y Alemania juntas fueron damnificadas por las inundaciones en el estado, las peores en 50 años. Los daños hasta el momento han sido estimados en US$5.000 millones.

La compañía Anglo American, que cotiza en Londres y es una de las cuatro principales productoras de carbón para crear acero de la nación, dijo que llevará semanas extraer el agua de sus minas inundadas y que es muy pronto para decir cuándo se reanudarán las operaciones.

"Nuestro eje es actualmente movilizar a nuestra gente y nuestros recursos y sacar el agua de las minas de carbón inundadas, lo que estimamos que llevará algunas semanas", señaló Seamus French, jefe de la división de carbón metalúrgico del grupo, en un comunicado.

Anglo tiene alrededor de siete minas de carbón en Queensland, el estado que contribuye con la mayoría de las exportaciones de carbón de coque de Australia.

Uno de los dos grandes puertos de carbón de Queensland, Gladstone, suspendió las exportaciones el jueves debido a la falta de suministro proveniente de las minas anegadas y aisladas dentro del continente.

El puerto de Gladstone normalmente mezcla diferentes tipos de carbón en el muelle antes de efectuar la carga en los barcos, pero una portavoz dijo que no alcanzaba la cantidad de suministro para mezclar con la misma calidad.
"Las compañías de carbón deben decidir si empiezan a cargar el carbón o no", indicó a Reuters.

Un analista de materias primas estimó que entre 45 y 50 millones de toneladas de carbón de grado metalúrgico necesarias para fabricar acero están bajo declaraciones de fuerza mayor, que temporalmente liberan a las mineras de cumplir con sus obligaciones.

"Eso no significa que esas toneladas se pierden para el mercado, sólo implica que hay un riesgo de que no sean entregadas a tiempo", dijo Tom Price, de UBS.

Además, la producción de casi el 8% del carbón térmico del mundo -usado en la generación de electricidad- ha sido temporalmente eliminada por la inundación, de acuerdo al analista del Australia & New Zealand Bank Mark Pervan.