Caracas. El dueño de Banesco, el mayor banco privado de Venezuela, Juan Carlos Escotet, pidió este viernes a los millones de clientes de la entidad financiera seguir en el banco y calificó como "desproporcionada" la intervención de 90 días ordenada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Las autoridades han dicho que Banesco dejó de reportar operaciones ilegales que distorsionan el mercado cambiario, lo que desembocó la víspera en órdenes de captura para 11 ejecutivos del banco en Venezuela y la intervención de la entidad, la primera contra la mermada banca local durante el gobierno de Maduro.

La medida se anuncia cuando faltan 16 días para la elección presidencial del 20 de mayo, en medio de una crisis económica con hiperinflación y escasez de efectivo.

El magnate venezolano español dijo en una carta divulgada este viernes en su cuenta de Twitter que las autoridades carecían de razones financieras para intervenir Banesco "ni por un día, mucho menos por 90 días".

Escotet atribuyó en un nuevo video el viernes la medida a "al afán de querer distraer la opinión de los graves problemas que vivimos todos los venezolanos".

Escotet, radicado en España y que viajó el jueves a Caracas a enfrentar el caso, pidió a sus clientes permanecer en la institución. Pero algunos ya comenzaron a retirar sus fondos.

Otro problema, según el magnate, sería la decisión del gobierno de Maduro de eliminar tres ceros a la moneda local y eso "posiblemente explique las acciones desproporcionadas de las autoridades", añadió en una carta a sus 7.000 trabajadores, 8 millones de clientes y a la opinión pública.

Críticos han destacado que la implantación del llamado cono monetario en tan corto tiempo es casi imposible porque ni siquiera hay capacidad para colocar en el sistema unos 15 millones de billetes y a la vez ajustar los cajeros automáticos para que lean la nueva moneda.

Hasta el momento, las autoridades no habrían citado a directivos de otros bancos, pero sí mantienen bajo investigación a otras instituciones privadas, dijeron dos fuentes del sector financiero local.

"Sigan en el banco". Escotet, radicado en España y que viajó el jueves a Caracas a enfrentar el caso, pidió a sus clientes permanecer en la institución. Pero algunos ya comenzaron a retirar sus fondos.

Desde "anoche mismo hice la transferencia a otra banco porque me da miedo perder la plata o me la bloqueen", dijo Agustín Barrios, un albañil de 51 años, que consideró "una arbitrariedad" la decisión del gobierno contra Banesco.

Otros pocos clientes se acercaron el viernes a una sede de Banesco en el este de Caracas para retirar su dinero debido a que no podían ingresar a la página de internet de la entidad.

"Es bueno que los detengan si están haciendo algo malo contra el pueblo", dijo José Jiménez, un albañil de 56 años, en las afueras del banco donde buscaba dinero en efectivo.

El gobierno atribuye la elevada tasa de cambio paralela al efecto "de mafias" que buscan debilitar la moneda local, pero sus críticos creen que se debe a la sequía de divisas oficiales y la hiperinflación que vive el país petrolero.