Duke Energy Corp dijo este lunes que acordó comprar Progress Energy Inc por US$13.700 millones para crear la mayor empresa de energía en Estados Unidos.

La oferta de Duke implica un premio de un 6,4% sobre el precio de las últimas 20 sesiones, dijo la compañía, y el acuerdo impulsaría las ganancias de Duke en el primer año.

La transacción crearía a un gigante de la industria, con cerca de 7,1 millones de clientes en Carolina del Norte, Carolina del Sur, Florida, Indiana, Kentucky y Ohio, y 57.000 megavatios de capacidad de generación.

Duke, actualmente la tercera compañía de servicios de energía en Estados Unidos, saltaría a la primera posición tanto por valor de mercado como por capacidad de generación si el acuerdo se completa.

Ello podría acarrear problemas con los reguladores, que han bloqueado o puesto obstáculos en otros acuerdos en los últimos años.

Duke dijo que los accionistas de Progress Energy recibirán 2,6125 acciones comunes de Duke por cada una de Progress que tengan en su poder, o US$46,48 por acción.

Ese precio representa un premio del 4% frente al cierre de las acciones de Progress del viernes.
Duke dijo que asumirá 12.200 millones de deuda de Progress Energy.

Jim Rogers, presidente y presidente ejecutivo de Duke, se convertiría en presidente de la nueva compañía, mientras que Bill Johnson, presidente y presidente ejecutivo de Progress, sería presidente ejecutivo de las compañías fusionadas.

Las acciones de Duke Energy cerraron a US$17,79 este viernes en la Bolsa de Nueva York.

Las acciones de Progress subían un 1% a 45,20 dólares en las operaciones previas a la apertura del mercado, mientras que las acciones de Duke caían menos de un 1% a US$17,70.