París/Washington. La europea EADS está cerca de reconocer la derrota en una batalla de una década con Boeing Co, al decidir no apelar un contrato estadounidense por US$30.000 millones por aviones de reabastecimiento de combustible, dijeron fuentes familiarizadas con el tema.

La matriz de Airbus podría anunciar el viernes que no apelará la sorpresiva decisión de la semana pasada de la Fuerza Aérea estadounidense de adjudicar a Boeing un contrato para 179 nuevos aviones de reabastecimiento, dijeron las fuentes, que no estaban autorizadas a hablar públicamente.

La decisión debería evitar las tensiones transatlánticas que se dispararon cuando el Pentágono revocó en el 2009 un contrato anterior con EADS, pero probablemente disgustará a los legisladores de Alabama, donde EADS planificó instalar la planta de armado del avión.

La decisión daría a Boeing una doble victoria -mantendría activa su línea de producción del 767 por una década más e impediría que Airbus establezca una planta de fabricación de aeronaves en Estados Unidos como resultado del acuerdo.

Las acciones de EADS, ya golpeadas por la cancelación de Dubái de un pedido de aviones Airbus por US$4.760 millones, cerraron en París con una baja de un 2,6% a 19,78 euros, en tanto que las acciones de Boeing subieron un 3,1% a US$71,70 al cierre de las operaciones en la Bolsa de Valores de Nueva York.

"Lo más probable es que no haya una apelación", dijo una de las fuentes familiarizadas con las discusiones internas en EADS.

Guy Hicks, portavoz de EADS en Norteamérica, manifestó esta semana que la compañía continúa evaluando la información suministrada por la Fuerza Aérea de Estados Unidos y que no se había tomado una decisión final.

Scott Hamilton de Leeham Co dijo que las noticias eran decepcionantes, pero significan que las tropas estadounidenses finalmente tendrían los nuevos aviones de reabastecimiento, que extienden el alcance de las operaciones militares.