La Paz. El contrabando de oro en Bolivia está perjudicando las arcas públicas. Según se publicó en un medio boliviano, El Diario —y auque no existen cifras exactas—, el tráfico restaría alrededor de US$400 millones debido a la producción ilegal de aproximadamente diez toneladas al año.

Esta cifra fue confirmada por la viceministra de Política Tributaria, Susana Ríos, en declaraciones a la prensa en La Paz. Por esa razón el Estado tomaría el control de ese metal a través de la empresa Boliviana del Oro.

“Tenemos yacimientos de oro muy ricos en los ríos amazónicos del Norte del país. Estos recursos están siendo explotados de manera irregular por gente nacional o a veces incluso gente extranjera y sin dejar ningún crédito para el Estado” dijo el viceministro de Desarrollo Productivo minero, Héctor Córdoba.

Durante este año, la cotización del oro ha alcanzado record históricos con US$1.100 y US$1.200 la onza. De hecho ayer el precio llegó a US$1.191, según el registro del ministerio de Minería del país.

Aunque no se conoce con exactitud la cantidad de oro que sale del país, el viceministro dice que se habla de alrededor de 10 toneladas por año, lo que realmente es mucho recurso mineral que se estaría perdiendo. Por eso es necesario tomar un control sobre este material, además de organizarse para la explotación directa al margen de la extracción que hacen los cooperativistas y algunos mineros chicos y no tan chicos también.

Como avance, el ministro de Minería y Metalurgia, José Pimentel, dijo que se hizo un operativo, encabezado por el comando Conjunto Andino en los ríos de Pando, en el que lograron detectar el contrabando de oro, aunque aún no se conoce cuántas personas están involucradas ni la cantidad de oro que extraen.

“En la semana también se ha hecho un operativo del comando Conjunto Andino para desalojar la explotación ilegal que existía en la zona de los Suchez donde el ministerio de Minería coadyuva a la acción legal”, dijo según El Diario.