Reuters. Cerca de una docena de compañías están contribuyendo a un vanguardista plan de conservación con el que Ecuador busca que se le pague por no explotar una parte de la selva amazónica rica en petróleo, dijo este viernes la responsable de la iniciativa.

Ivonne Baki dijo que la iniciativa para preservar el parque nacional Yasuní, lanzada por el presidente Rafael Correa en el 2010, hasta ahora ha recaudado unos US$200 millones, en su mayoría aportados por gobiernos extranjeros.

"Cuando empecé el año pasado, sólo eran gobiernos", relató a Reuters en un diálogo telefónico desde París. "Ahora tenemos cerca de 12 empresas, y están llegando más", dijo, agregando que los particulares también pueden hacer donaciones. "Está marchando muy bien", aseguró.

Ecuador, un miembro de la OPEP, dice que la conservación del área, una de las zonas con mayor biodiversidad del planeta, implica que renunciará de manera permanente a explotar los 846 millones de barriles de petróleo que yacen bajo la superficie y que tienen un valor de US$7.200 millones.

Baki dijo que entre los donantes corporativos están Coca-Cola, Royal Caribbean Cruises, el minorista japonés Ryohin Keikaku Co, Whirlpool, DHL y la ecuatoriana República del Cacao.

Entre los principales donantes, destaca el canje de Italia de cerca de US$50 millones en deudas a cambio de inversiones forestales. Baki dijo que Ecuador estaba interesado en conversar con otros acreedores.

La funcionaria dijo que no sabía el total donado por las empresas, que en algunos casos lo han hecho a cambio de usar logos con la imagen de Yasuní en sus productos. Ryohin Keikaku, por ejemplo, donó US$200.000.

Entre los beneficios, el proyecto apunta a proteger la fauna -una hectárea del parque nacional Yasuní contiene más especies de árboles que en toda América del Norte- y la subsistencia de los pueblos indígenas.

Mantener el petróleo bajo tierra contribuiría además a reducir el calentamiento global al evitar la emisión de 1.200 millones de toneladas de CO2 producto de la explotación petrolera y la deforestación. La cifra es casi equivalente a las emisiones de gases de efecto invernadero que realiza Japón en un año.

Durante su viaje por Europa, Baki espera reunirse con la fabricante de cosméticos L'Oreal en París para sumarla al proyecto. "Todavía no tenemos ninguna compañía petrolera. Espero reunirme con BP y Shell", sostuvo.

Baki dijo que era difícil vender la idea de recibir dinero por abstenerse de explotar algo.

"¿Cómo uno explica que quiere ser compensado por no desarrollar el petróleo, no cortar los árboles?", expresó. Sin embargo, defendió la idea al decir que "esto tiene un valor, este lugar es el pulmón del mundo".

Entre los principales donantes, destaca el canje de Italia de cerca de US$50 millones en deudas a cambio de inversiones forestales. Baki dijo que Ecuador estaba interesado en conversar con otros acreedores.