Santiago. Un préstamo por US$200 millones aprobó este miércoles el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la construcción de un sistema de metro en la ciudad de Quito, la capital ecuatoriana.

La primera línea del Metro de Quito estaría concluida en el 2018 y se espera que contribuya a bajar los costos de operación del transporte urbano en unos US$68 millones, así como mejorar la conectividad, la seguridad y la comodidad del sistema actual.

También podría reducir los contaminantes y emisiones de gases invernadero en 25 millones de toneladas por año, cifra que irá aumentando con el tiempo. También proporcionaría un mejor acceso para las personas mayores, con limitaciones físicas, y familias.

Se ha previsto que, para 2016, la nueva línea, de 23 kilómetros, transporte a cerca de 360.000 pasajeros por día, con un incremento en el uso del transporte público en un 11%. El futuro crecimiento proyectado de la demanda es de 1,5% anual.

El programa de la construcción del metro está estructurado bajo los siguientes componentes: obras civiles, instalaciones y expropiaciones, así como asistencia técnica y material rodante para la ejecución del proyecto.

En Quito, con 2,4 millones de personas, ha habido un aumento significativo en los vehículos motorizados en los últimos ocho años, duplicando el número de autos de 175.000 en 2002 a 405.300 en 2009. En la actualidad hay cerca de 200 autos por cada 1.000 habitantes.

Según cifras oficiales, este miércoles se realizan más de cuatro millones de viajes diarios con vehículos motorizados, de los cuales casi una cuarta parte se hacen en autos particulares (incluidos los taxis), mientras que tres de cada cuatro viajes corresponden al transporte público.