Quito. En vista de la leve caída que registraron durante el año pasado la rentabilidad de los fondos de inversión de afiliados y jubilados, que desde octubre administra el Banco del Afiliado (Biess), la entidad se propuso incrementar las inversiones y créditos a fin mejorar las cifras.

De acuerdo al mismo banco, el indicador se ubicó en el 7,1%, frente al 7,5% registrado en el año 2009. En la prática se habla de una reducción de la rentabilidad de USD6.800 millones, inconveniente que se explicaría por la resolución del Banco Central que fijó las tasas pasivas de depósitos o inversiones del sector público.

El diario El Comercio, cita al gerente de Biess, Efraín Vieira, quien señaló que la disminución de tasas impacta en el sistema financiero. Alude así a que el techo impuesto fue del 3,5% de interés anual. Ese tope incluyó a los certificados de depósito a plazo que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) tenía en el sector financiero privado, por decisión del desaparecido Comité Técnico de Inversiones. Antes de esta resolución, el rendimiento promedio de ese tipo de inversiones era del 7%.

En todo caso el directivo aclaró que la merma registrada en 2010 no implicará riesgo para las inversiones de seguridad social.

La apuesta del banco es subir la rentabilidad con varias inversiones, siendo la apuesta más fuerte el sector inmobiliario. No en vano, señala El Comercio, este año quedó fijada una inversión de US$200 millones para diversos proyectos del ramo, cifra, que en todo caso podría sufrir modificaciones.

Otro nichos serían los sectores industrial y comercial. En primera instancia el directorio dio luz verde para que US$85 millones sean destinados a la reconversión productiva. Cierra el grupo de sectores prioritariosel fortalecimiento de los créditos para afiliados y jubilados del IESS. La meta en el mercado crediticio alrededor de US$877 millones.

El Banco también impulsará planes para la compra de bonos al Estado, cuya inversión neta el año pasado alcanzó a US$702 millones. Para el 2011 se prevé que adquisición neta en estos papeles sume US$400 millones, con una rentabilidad promedio del 6,5% y a 10 años.

Otro aspecto será la entrega de créditos, y ya está definido en las proyecciones aumentar la colocación de préstamos en lo que va del 2011. De hecho, el miércoles pasado se acordó que los créditos hipotecarios pasen de US$850 millones en el 2010 a US$1575 millones en este año.

Desde este lunes, los clientes además podrán acceder a préstamos destinados al sector vivienda. La apuesta del Biess es financiar hasta el 100% de los inmuebles en la medida que tengan un valor máximo de US$100.000.