Quito. El vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, viajará a Irán, Turquía y Dubai el próximo mes para buscar apoyo a un plan de protección de la región del Amazonas, que implica dejar 850 millones de barriles de crudo bajo tierra.

Bajo la iniciativa Yasuni, con el que Ecuador busca contribuir a la lucha contra el cambio climático, el país está buscando naciones donantes que paguen millones de dólares anuales para evitar la perforación en el área. El Gobierno dijo que sin tocar el petróleo se podría evitar la emisión de 410 millones de toneladas de dióxido de carbono. "Estaremos en Irán, Dubái y Turquía para solicitar el apoyo a la iniciativa", dijo Moreno en un discurso televisado. "Vamos a salir adelante con este proyecto", agregó.

Ecuador, miembro de OPEP, ha estado en conversaciones con posibles donantes como Alemania, Bélgica y España. Pero el pacto de Yasuní ha sido difícil de negociar. En octubre, el presidente Rafael Correa pidió apoyo para la iniciativa en Londres. El ex ministro de Relaciones Exteriores Fander Falconi, que había estado a cargo de las conversaciones, renunció el mes pasado, después que el presidente Correa dijo que su manejo del proyecto no era adecuado.