Quito. Un ambiente de optimismo vive el sector florícola por los resultados que se podrían obtener en exportaciones por el Día de San Valentín, fecha de alta demanda en mercados de Estados Unidos y Europa.

Alfonso Arroyo, presidente de Flores Toacaso, cuya finca se ubica en Cotopaxi, estimó un incremento de ventas en el orden del 15%. Para Gino Descalzi, de Fiorentina Flowers –en Cayambe– podría haber una elevación del 10% al 12% y, a juicio de Fausto Villacís, de Nintanga en Cotopaxi, el alza sería del 5% al 10% frente a lo exportado en el 2012 para esta época.

La Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores (Expoflores) estima un aumento en volumen de exportación entre 10% y 12%, tomando en cuenta que el año anterior se enviaron 11.417 toneladas del producto.

Alejandro Martínez, presidente del gremio, dijo que la flor nacional está extremadamente sana y productiva, pero prefirió no establecer un valor en dólares porque, argumentó, los precios los determinará el mercado. En febrero del 2012, que coincide con el mayor pico de exportación, las ventas llegaron casi a US$100 millones, según datos del Banco Central.

Un invierno más bien soleado con poca presencia de agua ha sido el factor determinante para este positivismo.

“Cuando el clima está tan soleado, con tan poca humedad, el porcentaje de pérdidas es bajísimo, entonces se exporta la mayor cantidad posible”, dijo Descalzi.

Villacís recordó que hace un par de semanas hubo frío, pero actualmente el clima está apto para la producción.

El factor climático ha ayudado incluso para que los embarques, que usualmente van del 24 o 25 de enero hasta el 6 o 7 de febrero, arranquen 4 o 5 días antes de lo habitual. Flores Toacaso, por ejemplo, empezará los preembarques hoy. Esta plantación ya tiene vendida su producción en un 80%.

En el caso de Nintanga cerró tratos con sus clientes con anterioridad para evitar lo sucedido el año pasado, cuando esperaron a último momento para comprar el producto a bajo precio. En su caso a fin de mes arrancarían los embarques.

Descalzi cree que al celebrarse San Valentín el día jueves también suma para que las perspectivas sean buenas. “Quienes compran flores normalmente salen de sus oficinas, compran flores y luego las regalan; cuando cae domingo o sábado es más complicado porque la gente tiene que salir de su casa a buscar flores”, indicó.

Pero no todo es positivismo. Según Arroyo, el alza del salario básico de US$292 a US$318 afecta directamente en el costo de producción en un 40% a 50% por la mano de obra. El empresario estima que la rentabilidad les afectará en un 4%.

A Descalzi le preocupa que Colombia también llegue con mucha producción, pero Martínez destaca la característica del producto nacional que lo diferencia del colombiano: “Tallos largos, duración mucha más larga en florero, la estrategia comercial del floricultor ecuatoriano ha sido ser el primero en producir variedades nuevas a precios altos”, mencionó.

Martínez sostiene que la lucha de Expoflores se ha centrado en el mantenimiento de la cadena de frío. “(Que) la carga no tenga que moverse a ninguna parte, llega, se la procesa y se va al avión; cada hora que la flor sale de un rango entre dos y cinco grados centígrados es un día menos en florero”, expresó.

Un operador de carga confirmó que los embarques se van a adelantar tres o cuatro días antes de las fechas usuales que llegarán a Estados Unidos vía Miami y a Europa, por Ámsterdam.

Preocupación por apertura. Aeropuerto. Expoflores mostró preocupación porque la operación del nuevo aeropuerto en Tababela (20 de febrero) coincide con la temporada máxima del día de la Mujer en Rusia, que va del 16 de febrero al

1 de marzo. El gremio considera que las instalaciones de agenciamiento de carga no están óptimas.