Quito. La comercialización interna de combustibles derivados de petróleo dejó un saldo negativo de US$272,4 millones en enero de 2012, informó el Banco Central del Ecuador en sus “Cifras del Sector Petrolero”, publicación que consolida las cifras del sector.

En diciembre de 2011 la diferencia era mayor, pues cifraba US$304,3 millones de saldo desfavorable de la comercialización de gasolinas, diesel y gas licuado de petróleo, combustibles importados cuyo precio de venta en Ecuador es menor al adquirido por ser subsidiados.

La importación de estos combustibles fue por US$409,3 millones, pero se vendieron en el mercado local por US$136,9 millones en el primer mes de este año.

La importación de 1.047,3 millones de barriles de nafta de alto octanaje, utilizados para la producción de gasolinas extra y super, fue de US$135 millones, adquiridos a un precio promedio de US$129,7 por barril que, sin embargo, se vendieron en US$54 por barril, lo que dejó en total una diferencia de -US$79,2 millones.

En enero también se importaron 1.689,1 millones de barriles de diesel por un valor total de US$223,9 millones, a un costo promedio de US$132,6 por barril.

La venta interna de este combustible fue de 71,6 millones, lo que significa un costo del subsidio de  diesel de 152,2 millones de dólares en enero de 2012.

En el mismo período se importaron 641,3 millones de barriles de gas licuado de petróleo, utilizado en este país fundamentalmente para la cocción de alimentos.

El valor de esta importación fue de US$49,6 millones a un precio promedio de US$77,4 por barril. La venta en el mercado local de este combustible cifró US$8,6 millones, que deja una diferencia de -US$40,9 millones desfavorables para el Ecuador.