Quito. Con menos disponibilidad de unidades debido a las últimas medidas que afectan a las importaciones, el sector automotor anticipó que no podrá responder a toda la demanda que generalmente se presenta en el último trimestre del año.

Las estimaciones que efectúa la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade) indican que se podrán colocar unas 15.000 unidades, que solo representan cerca del 40% de la demanda para los meses de octubre a diciembre. El año pasado el sector vendió unos 40.056 vehículos en este mismo periodo.

El gremio denunció esta semana que el gobierno está restringiendo en un 20% las importaciones a través de las licencias de importación, pues está negando este documento a quienes considera que ya han importado el 80% de lo que trajeron en el 2010.

A causa de ello, según la Aeade, hay más de 1.500 unidades con problemas para salir de los puertos marítimos.

Sin embargo, la ministra de Industrias, Verónica Sión, señaló a la falta de cumplimiento de requisitos como una de las causas del rechazo de solicitudes de licencias de importación.

Agregó que el Mipro entrega esos documentos en un promedio de 48 horas, incluso en 24 y otros tienen un plazo mayor producto “no de la discrecionalidad, sino que no hayan cumplido con requisitos”.

Sión desestimó que los inconvenientes tengan relación alguna con limitaciones a la importación. “No existe a la fecha restricción alguna en materia de importaciones”, indicó.

Clemente Ponce, director de la Aeade, consideró que la ministra Sión está “minimizando” los efectos y perjuicios de la medida.

“Hay 8 empresas a las que no se les ha entregado la licencia aduciendo que han completado su cupo”, alegó.

El empresario aseguró que insistirán para que el presidente de la República ordene la revisión de la medida.

La Asociación Ecuatoriana Automotriz, gremio que aglutina a empresas de Guayaquil, también ha mostrado su inquietud con respecto a las licencias. Manuel Murtinho, gerente de la AEA, afirmó que han enviado sus observaciones sobre las licencias de importación a la ministra Nathalie Cely.

En concesionarios de Quito y Guayaquil se ha anticipado una posible reducción de personal ante la falta de stock.

Sión expresó que no hay razón para que se diga que producto de las licencias se esté generando desempleo y añadió que si existiera, el gobierno ha desarrollado instrumentos que facilitan no solo la reconversión, sino la reubicación con recursos de inversión pública.