La Empresa Nacional Minera (Enami) de Ecuador destacó la alianza estratégica que mantiene con la chilena Codelco para explorar en busca de cobre en una zona andina del norte del país.

Ello como parte de un convenio de cooperación energética entre Ecuador y Chile, que ha permitido a la estatal minera ecuatoriana iniciar una fase de investigación geológica en la zona de Llurimagua, en la provincia andina de Imbabura.

Dicho proyecto, aseguró a Efe el gerente de Salud y Seguridad Ambiental de la Enami, Francisco Cruz, está orientado a una primera etapa de investigación geológica minera para determinar si hay un yacimiento y su eventual viabilidad como negocio.

Sin embargo, Cruz destacó el aporte en asesoría técnica de la gigante Codelco, que le permitirá a su país, según dijo, llevar adelante una "minería responsable a largo plazo" porque se usará la tecnología más avanzada y disponible de la industria.

Ello supone, comentó, "garantizar los derechos de la naturaleza" y de la sociedad ecuatoriana, sobre todo de las comunidades asentadas en el área de influencia del proyecto.

Por esa razón, comentó, en la presente fase se ha puesto "énfasis en poder iniciar un acercamiento entre la empresa y las comunidades del área de influencia del proyecto Llurimagua", con el propósito de informar a los habitantes del sector todos los "pormenores del proyecto, en qué fase se encuentra y qué es lo que se prevé hacer".

Asimismo, dijo, informar en qué consiste el estudio de impacto ambiental, hacer un "inventario forestal" y un estudio de los ecosistemas que permitan garantizar el cumplimento de los objetivos ambientales y sociales.

Para Cruz, "hay bastante probabilidades" de ubicar un yacimiento minero en la zona, que hasta ahora se basa en estudios efectuados en la pasada década de los noventa, pero que requieren ser actualizados con la incorporación de nueva tecnología y procedimientos adecuados.

Se trata, dijo, de conocer volúmenes y cantidades que permitan apreciar el potencial y tomar una decisión desde el punto de vista técnico y económico.

Esa información será la base para que el Estado tome las decisiones "que más convengan" al país, acotó al admitir que hay grupos en la zona que se oponen a la explotación minera, pese a que la actividad se ha realizado de forma ilegal por mucho tiempo y ha causado importantes daños ambientales.

Recordó que la normativa interna obliga a la Enami a efectuar sus trabajos en los mejores términos ambientales y sociales y destacó la cooperación técnica de Codelco, que dispone de tecnologías de punta y procedimientos adecuados para hacer los análisis.