Riad (Arabia Saudita). El presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien asiste a la IV Cumbre de Países Árabes y América del Sur ASPA, expuso en su intervención plenaria, un mecanismo para estabilizar los precios del petróleo con base en una leve disminución de la producción de los países que forman parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Afirmó que la inestabilidad ocurrida en el último año, con relación a los precios de los hidrocarburos, ha producido un grave daño en la producción suramericana caracterizada por ser exportadora de esta clase de recursos.

ASPA debe -entonces- fomentar mecanismos de cooperación, comercio e inversión para el bienestar de los pueblos, por ejemplo, a través de la estabilización de los precios de los recursos naturales y en particular de los energéticos como el petróleo, manifestó el Jefe de Estado en la plenaria.

Sin embargo, en la etapa de transición por la que atraviesa la región para dejar de depender de estos recursos no renovables, es importante eliminar la volatilidad en los mercados internacionales de estos productos, apostilló.

Por esto, observando la elasticidad cantidad-precio de los últimos años, si la Organización de Países Exportadores de Petróleo reduce la producción actual en apenas 1,6% de la demanda mundial de petróleo, los precios podrían recuperarse significativamente, analizó, agregando que se puede buscar un precio de equilibrio que impida el desmesurado incremento de oferta en el mediano plazo, por la incorporación de producción más cara y devastadora del medio ambiente.

Los países de la OPEP (Argelia, Angola, Ecuador, Irán, Iraq, Kuwait, Libia, Nigeria, Catar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela) cuentan con una población de alrededor de 560 millones de habitantes. A comienzos del año de 2007 el Gobierno de Ecuador anunció la posibilidad de regresar a la organización, hecho que se materializó finalmente en noviembre de ese mismo año.

El Presidente también agradeció al Reino de Arabia Saudita por la hospitalidad mostrada durante este importante evento que une a 22 naciones árabes y 12 suramericanas.

"Reconocemos la influencia árabe como parte importante de nuestro acervo cultural’, dijo el Mandatario quien aseguró que ASPA debe también contribuir a la formación de un orden global multipolar y al fortalecimiento de las relaciones horizontales para la construcción de un mundo justo, democrático, diverso y solidario.

Pese a la distancia geográfica, dijo, la cooperación política, social, económica, científica y cultural; nos acerca para enfrentar los mismos desafíos en torno al desarrollo, aprovechando la complementariedad.

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) forma entre todos sus países, la cuarta economía del planeta, con 5,9% del producto mundial, con un tercio del agua dulce, reservas de hidrocarburos para los próximos cien años y el primer lugar en la producción de alimentos.