Ecuador considera que tiene el apoyo de Irán y de Qatar para aprobar su propuesta para que los miembros de la OPEP paguen un pequeño impuesto sobre las ventas de petróleo para ayudar a los países pobres a combatir el calentamiento global, dijo la jefa negociadora climática del país sudamericano.

A medida que crece la presión para que los ricos estados del Golfo Pérsico miembros de la OPEP hagan mucho más para ayudar en este tema, la entrega de unos pocos centavos por cada barril vendido podría ayudar a apaciguar a los críticos.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo colectivamente exporta más de 30 millones de barriles por día a más de US$100.

"Esto será presentado como una propuesta de Ecuador en la reunión de la OPEP que se realizará en Viena la próxima semana", dijo en Doha Ivonne Baki, jefa negociadora de Ecuador.

"Creo que va a funcionar, creo que vamos a estar de acuerdo", sostuvo la funcionaria de Ecuador, el productor de Petróleo más pequeño de la OPEP.

Baki sostuvo que el ex ministro de energía de Qatar y presidente de la reunión de Doha, Abdullah bin Hamad al-Attiyah, había reaccionado "muy positivamente" a la idea. Baki reveló que el funcionario qatarí planeaba recomendarle a su sucesor que respalde la iniciativa en la reunión que se llevará a cabo el 12 de diciembre en Viena.

Baki dijo que Irán también esta de acuerdo con la idea, aunque no se ha hablado del valor del impuesto.

"Estamos poniendo la idea sobre la mesa, sin decir cuánto (será el impuesto). Esa es una decisión que los estados miembros deben tomar una vez que se realice la reunión y que acepten la propuesta", sostuvo Baki en una entrevista.

"No tiene que ser algo grande, incluso unos pocos centavos harían una gran diferencia", agregó.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, propuso en  2010 un impuesto a las ventas de petróleo y revivió la idea en una reunión de líderes sudamericanos y árabes realizada en octubre en Perú.

Claudia Salerno, jefa negociadora climática para Venezuela en la ONU, dijo que su país, que tiene las mayores reservas de crudo del mundo, consideraría el plan.

"El cambio climático está falto de nuevas ideas para tratar de resolver el problema, así que por qué no pensar en cualquier idea nueva que traiga esperanza", dijo Salerno en el marco de las conversaciones.

"No estoy diciendo que vamos a decir 'sí', pero vamos a analizarlo", agregó.