Quito. El gobierno de Ecuador firmó con empresas privadas contratos de Servicios Específicos Integrados con Financiamiento para incrementar la producción petrolera en cuatro campos menores ubicados en las provincias amazónicas de Orellana y Sucumbíos.

Los contratos fueron firmados por el gerente de la empresa pública Petroamazonas, Alex Galárraga, y representantes de las compañías que se adjudicaron los contratos tras participar en junio pasado en una ronda petrolera.

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, y el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, participaron como testigos de honor en la ceremonia de suscripción que se llevó a cabo en el Palacio de Gobierno en Quito.

Los contratos tendrán una vigencia de 10 años, tiempo durante el cual se espera una producción estimada de 90,8 millones de barriles de petróleo en los campos.

Para el Estado ecuatoriano esto representará un ingreso neto de US$1.234 millones.

Con el inicio de las operaciones en estos campos, la producción aumentará en alrededor de 25.000 barriles diarios de crudo en los primeros dos años, según las autoridades.

"Ecuador cuenta actualmente por sobre 4.000 millones de reservas y se requiere de estas empresas para desarrollar y extraer estas reservas y monetizarlas en bien del país", apuntó Carlos Pérez.

Los campos menores son llamados así debido a que su producción actual es inferior a 5.000 barriles diarios de petróleo.

"Nuestro compromiso es brindarles seguridad jurídica y la certeza de que harán negocios rentables, amigables, transparentes y respetusos", dijo Moreno en el acto.

El mandatario dijo que ésta es una muestra de que Ecuador "goza de total confianza entre los inversionistas internacionales",  y agregó que si bien la economía local ya no depende exclusivamente del petróleo, principal producto de exportación, "es evidente que es todavía un recurso significativo del que debemos extraer, literalmente, el máximo beneficio" .

Se abrirán nuevas oportunidades de empleo, especialmente para las zonas de influencia de estos campos, resaltó Moreno.

El gerente de Petroamazonas, Alex Galárraga, afirmó que la inversión privada en los campos será de US$696.1 millones, lo que permitirá mejorar las capacidades productivas del sector petrolero ecuatoriano.

Según las autoridades petroleras, los estudios técnicos establecieron para las compañías una tarifa variable entre US$10,22 y US$16,22 por barril.

Por su parte, el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, indicó que Petroamazonas seguirá siendo el operador de estos campos garantizando así la soberanía de los recursos hidrocarburíferos del país sudamericano.

"Ecuador cuenta actualmente por sobre 4.000 millones de reservas y se requiere de estas empresas para desarrollar y extraer estas reservas y monetizarlas en bien del país", apuntó.

El gobierno tiene previsto lanzar en los próximos meses otras rondas petroleras de campos menores y maduros, como parte de una estrategia para potenciar al sector petrolero.

Ecuador produce actualmente hasta 520.000 barriles diarios de crudo.