Pasar al contenido principal
Ecuador: focalización del gas será con cupos en la frontera
Domingo, Noviembre 20, 2011 - 13:54

El proyecto "Mejoramiento de la Distribución de GLP" repartirá automatizadamente el gas a los usuarios finales y costará US$1,3 millones.

Quito. A más de US$2.867 millones llegará el monto de los subsidios de combustibles en la proforma del 2012, indicó el ministro de Finanzas, Patricio Rivera.

Frente a este enorme gasto, el ministerio de Recursos Naturales no Renovables está empeñado en un proyecto de optimización de dichos subsidios. Eso no prevé el incremento de precios de los combustibles, explicó el ministro Wilson Pástor ante la Comisión de lo Económico de la Asamblea.

Más bien se tratará de focalizar la distribución para evitar el contrabando en la frontera. Calculó que el primer trimestre del 2012 serán entregadas tarjetas inteligentes a los pobladores de Zamora, Loja, El Oro, Carchi, Esmeraldas y Sucumbíos. El proyecto ‘Mejoramiento de la Distribución de GLP’ repartirá automatizadamente el gas a los usuarios finales y costará US$1,3 millones.

Habrá cupos de consumo. Esto es posible, porque el gobierno cuenta con una base de datos nueva extraída del último censo de población y vivienda. Este método también permitirá vigilar si el gas es mal usado por restaurantes o industrias.

El ministro también anunció que se buscará convertir a Petroecuador en la cuarta comercializadora de gas. Para ello, se aplica un estudio con la brasileña Energy Gas. El proyecto se iniciará en 2012, también incluye la homologación de los cilindros, que ya no serán de distintos colores.

Entre tanto, explicó que en el 2012 empezará el mejoramiento de la calidad de las gasolinas extra y súper.

Jaime Pareja Cucalón, experto petrolero, explicó que aunque no se conoce en detalle el tema, la medida no es más “que un mejoral para el cáncer”. Un simple paliativo, que no logrará resolver el verdadero problema del contrabando. Explicó que actualmente es muy apetecido el producto subsidiado pues en Ecuador se lo compra a US$1,60, y en Perú cuesta US$16.

“Lo que se logrará es que la frontera se corra un poco más al norte o al sur, dependiendo de si se trata de Perú o Colombia”, pues el contrabando continuará desde las provincias que no estén controladas, comentó. Para Pareja, la solución sería afrontar el problema político y sincerar el precio.

Autores

El Universo.com