Guayaquil. Unas enormes máquinas cosechadoras han entrado a los campos de caña de azúcar a reemplazar, paulatinamente, a los zafreros.

El proceso mecánico, usado ya en grandes ingenios de Brasil, ha empezado a aplicarse en casi el 95% de las 11.000 hectáreas propias de la Compañía Azucarera Valdez, cambiando así parte de la faena en la que se quemaba la caña para que los zafreros entren a cortarla.

Años atrás, la zafra en el ingenio ubicado en Milagro demandaba unas 1.200 personas para el corte, pero en esta temporada se ha contratado a unos 600 zafreros que básicamente están sacando caña de las 9.000 hectáreas que no son propiedad de la empresa.

Ricardo Rivadeneira, presidente de Valdez, sostiene que la actividad está entrando a un proceso de modernización en la que el personal que antes se dedicaba al corte se ha ido reubicando en otras áreas de resiembra, riego, fertilización, etc.

“El crecimiento poblacional demanda más cantidad de producto y por lo tanto, demandaría más trabajadores especializados en el corte de caña, pero ya es difícil irlos encontrando, y eso nos va llevando a que debemos ir buscando formas de cosechar ya no tan masivamente”, dice Rivadeneira.

Con las doce máquinas adquirida por Valdez se busca un mayor rendimiento frente al proceso tradicional.

Carlos Flores, superintendente de campo, explica que al mecanizar la cosecha hay un menor impacto ambiental al evitarse quemar la caña. Además, obtienen materia orgánica que sirve para la resiembra.

Este año, Valdez espera cosechar unos 3,5 millones de sacos. El 32% de lo cultivado pertenece a la variedad EQ01.

Pero la tecnificación no solo ha entrado al corte. El proceso de molienda también registra cambios. Valdez invirtió para implementar un difusor (equipos para extraer el jugo de la caña), con el que intenta mejorar sus rendimientos.

Espera procesar entre 8.000 y 9.000 toneladas de caña al día. Casi todo ese proceso está automatizado y se controla desde un cuarto de máquinas, indica Ralf Schneidewind, gerente del ingenio.

En tanto, San Carlos, el ingenio con la mayor cuota de participación, entrará a su zafra el lunes 20. Carlos Mayorga, director de relaciones industriales de la compañía, afirma que la cosecha empleará para esta época entre 1.000 a 1.200 zafreros, pues aun la mayor parte del corte es manual. Otra porción, que equivale a un cuarto de las 24.000 ha cultivadas, se hará con máquinas cosechadoras.

Mayorga dice que se combina el trabajo, pero gran parte del corte se hace con trabajadores “por el efecto social que la actividad tiene”.