Quito. El informe preliminar en el caso del proyecto minero Mirador y Panantza, la Contraloría General del Estado aclaró que el documento es una “comunicación de resultados provisionales”, por lo que no es un informe ambiental definitivo sobre el último contrato minero firmado por el Estado, que fue emitido el 23 de febrero.

Dicha información señalaba que el proyecto tendría supuestas afectaciones en la zona. Entre ellas al cauce del agua que vincula la actividad a un bosque protegido en la zona y que no se hizo el proceso de socialización.

Según la Contraloría, se está realizando una auditoría de los aspectos ambientales, dentro del período entre el 2 de enero de 2005 y el 27 de abril de 2011.

Este análisis abarca la fase de exploración y las concesiones otorgadas por el estado ecuatoriano, durante la administración Alfredo Palacio.

Además, la entidad mencionó que el documento presentado no es definitivo. “Hay  que considerar el citado carácter provisorio”, detalló. 

Además indicó que están sujetas a contrastación, verificación y validación; debido a esto, los documentos fueron entregados solo a funcionarios, ex funcionarios y terceros que están relacionados directamente con las acciones de control.

La Contraloría también sostuvo que las observaciones están sujetas a que los funcionarios las contesten “y, de ser el caso, presenten documentos que justifiquen o desvirtúen las observaciones formuladas”, especificó.