Quito. El 19 de febrero, a las 19:00 horas, se cerrará el aeropuerto Mariscal Sucre para cambiar su sede unos 20 kilómetros hacia el noreste, en Tababela, una zona alejada del centro urbano y que genera varias inquietudes a los usuarios.

En 14 horas se terminarán de llevar las últimas piezas para instalarlas en el nuevo aeropuerto. El traslado está a cargo de la empresa logística DHL y supondrá que, durante ese lapso, habrá un operativo que hará fluir a los camiones que llevan máquinas de las empresas del aeropuerto.

Un 65% de la capacidad de carga estará consolidada en la apertura de Tababela, a las 09:00 horas del 20 de febrero. El alcalde de la capital, Augusto Barrera, explicó que –especialmente con los exportadores de flores- se han mantenido reuniones de planificación pues en la temporada de apertura se intensifican las consignas hacia Rusia.

La terminal aérea costó alrededor de US$683 millones y fue levantada sobre 42.000 metros cuadrados.

Las vías hacia el aeropuerto. Las vías de acceso están habilitadas y algunas muestran ampliaciones y mejorías. Desde el centro financiero de la ciudad, cerca del parque Carolina, hasta el aeropuerto nuevo, un vehículo privado hace aproximadamente una hora y 20 minutos, si sale a las 09:10 horas.

A esas horas, un auto que va de Quito a Tababela encontrará cerrado el puente Guayasamín, que conecta con la avenida Interoceánica, pues rige de lunes a viernes el contraflujo de 07:00-09:30 y al contrario, si va de regreso en la tarde, de 17:00 a 20:00.

Eso implica tomar dos caminos posibles, ir por Guápulo, en el centro o por la avenida Granados, en el norte.

“La cantidad de vehículos que circula por la Interocéanica es entre 48.000 y 50.000, el incremento del número de vehículos que circularán ahí por efectos del aeropuerto sería de unos 5.000 autos, así que el factor determinante que establece el contraflujo no es el aeropuerto, la operación será la misma”, explicó el alcalde Barrera.

“La Interoceánica tiene ahora una gerencia específica, ustedes ven que estamos terminando el intercambiador de Las Bañistas; están habilitados los pasos laterales en el intercambiador de El Auqui, lo que están viendo es el primer empate con la Ruta Viva (que conecta a los Valles), por eso lo que vamos a tener es habilitados los laterales hasta que tengamos la Ruta Viva”, detalló.

La Ruta Viva será la solución definitiva para conectarse al aeropuerto internacional. Tendrá 19,1 kilómetros de longitud y se finalizará en septiembre y la inversión en esta obra es de US$51 millones.

El tramo 1 de esta obra reportó la semana anterior un 18% de avance. Ahí trabajan unas 500 personas en dos jornadas.

“En el sector de La Primavera estamos ampliando a seis carriles y otras ampliaciones que estamos haciendo en la Interoceánica y en el sector de Tumbaco; estamos haciendo pruebas cuando tengamos optimizada la vía habrá una mejoría de entre el 10 y el 15% de la movilidad”, señala el burgomaestre.

Transporte, cuatro opciones. Carlos Páez, secretario de Movilidad del Distrito Metropolitano de Quito, en noviembre de 2012 que habrá cuatro opciones de transporte público y privado que irán al nuevo aeropuerto: la primera opción de transporte será la institucional que estará dirigida para empleados, la segunda transporte convencional de buses interparroquiales, la tercera taxi y la cuarta opción transporte turístico contratado por Quiport exclusivamente para pasajeros.

El funcionario dijo además que para el caso de viajeros existen distintas alternativas de transporte comercial.

"Una opción propia contratada por Quiport utilizará buses expresos exclusivamente para pasajeros. El tipo de bus, el esquema operacional, la flota a utilizarse, frecuencia, los tiempos se definirán en base a la salida y llegada de los aviones", señaló.

Mientras que las otras opciones que tienen es la utilización de taxi o vehículo privado, este último dependiendo obviamente número de horas que ocupara el servicio de estacionamiento.

Los buses interparroquiales saldrán de la estación Río Coca de la Ecovía (norte) y avanzarán por la avenida Interoceánica.

"Este transporte público dará servicio con la misma tarifa vigente a las parroquias Cumbayá, Tumbaco, Pifo, Yaruquí y El Quinche. Por ejemplo Quito- Cumbayá cuesta 35 centavos y hasta El Quinche cuesta 95 centavos. Entonces se determinará la distancia en kilómetros para establecer la tarifa correspondiente para ir a Tababela dentro del mismo costo establecido y sin incremento", señaló.

Las tarifas unificadas de taxis todavía no se establecen.

El viejo aeropuerto, un nuevo parque en abril. “Venimos trabajando desde hace seis meses en un Comité de Abandono y Cierre , lo que vamos a hacer es terminar el traslado y con cada uno de los usuarios vamos a presentar planes de mitigación ambiental, ahí tenemos gasolina, desechos, etc. Ya han presentado los planes de abandono y esos están en manos de los operadores del aeropuerto y se demorará entre uno y dos meses”, explicó Augusto Barrera.

Luego se hará la remoción de hangares, asbesto, etcétera, y el parque podrá estar abierto los primeros días de abril, entre el fin de la operación habrá 45 días para mover las cosas y retiro de cosas peligrosas.

El nuevo aeropuerto, un despliegue comercial. Vamos a iniciar con once restaurantes y 17 locales comerciales, entre ellos un Duty Free, de salidas y de llegadas, esto va a empezar a funcionar por primera vez, dijo Barrera.

Los rubros vana ser tiendas de conveniencia, de dulces, de chocolates, artesanías, ropa masajes, y los restaurantes con marcas internacionales, en modalidad de franquicias y marcas de Ecuador como Amazonía Café y Darwin, que es un bar con un estándar de calidad alto.