Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo el jueves que aprobó un plan para invertir US$700 millones en la reconstrucción de la principal refinería del país, que fue declarada en emergencia para mejorar su sistema operativo.

La refinadora de Esmeraldas, que procesa unos 110.000 barriles de crudo por día (bpd), ha mostrado problemas en la producción de derivados por lo que ha sido sometida a trabajos de repotenciación para recuperar su capacidad óptima.

"Ya está aprobado el plan por US$700 millones para prácticamente reconstruir la Refinería (de Esmeraldas)", dijo Correa durante una entrevista en un medio local en la costera ciudad de Esmeraldas.

Este martes las autoridades declararon a la planta en emergencia, sin parar su producción de crudo, tras un derrame que se presentó a inicios de julio de este año por negligencia de los trabajadores que contaminó un río cercano.

El socio más pequeño de la OPEP cuenta con dos refinerías más, a parte de la de Esmeraldas, cuya capacidad conjunta de procesamiento asciende a los 65.000 barriles por día.