Guayaquil. Más de US$6.000 millones ha invertido el gobierno de Ecuador en los últimos años para mejorar y garantizar la calidad del sistema eléctrico de esta nación, indicó el vicepresidente de la República, Jorge Glas.

Durante el enlace de rendición de cuentas, el mandatario explicó que en generación eléctrica el Ejecutivo ha invertido más de US$5.000 millones con la construcción de ocho proyectos hidroeléctricos. Además se han empleado US$350 millones en redes de transmisión y otros US$540 millones en redes de distribución y mejoras en la atención al cliente.

Esta inversión, dijo Glas, va de la mano de la implementación en Ecuador de cocinas eléctricas que reducirá paulatinamente el uso de gas licuado de petróleo, combustible cuyo subsidio representa al Estado un gasto anual de US$700 millones.

El vicepresidente destacó dentro de los trabajos eléctricos se realiza la instalación de 1.600 interconectadores, que son equipos de última tecnología que permiten detectar cortocircuitos y evitarán que estos afecten a grandes zonas, aislando solo a la zona donde se produjo el daño.

Antes de 2007 esta nación suramericana vivía en constante zozobra energética porque su capacidad de generación dependía en gran medida de la central hidroeléctrica Paute, ubicada en la zona austral del país, que en cierta temporada del año registra estiajes que reducían la capacidad de generación de esa planta.