Quito. Ecuador sacará a licitación en abril varios campos que petroleras extranjeras abandonaron luego de un renegociación de contratos, en un intento por captar mayor inversión privada, dijo este sábado el ministro del sector.

El socio más pequeáo de la OPEP firmó el mes pasado nuevos contratos de prestación de servicios que convirtió a las firmas sólo en operadoras de áreas concesionadas bajo nuevas reglas de juego, que no fueron aceptadas por varias compañías.

La brasileña Petrobras, la china CNPC, la subisidiaria de la estadounidense Energy Development Nobel y el consorcio ecuatoriano Canadá Grande abandonaron la nación y sus campos pasaron a ser operados por las empresas públicas Petroecuador y Petroamazonas.

"En efecto, en abril vamos a sacar nuevos bloques que incluirían zonas que fueron dejadas por empresas que trabajaban anteriormente en el país", dijo el Ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor, a periodistas.

Dentro del grupo de campos que saldrán a licitación, no se incluirá el bloque 18, que operaba a Petrobras y produce unos 19.300 barriles por día, debido a que se encuentra en producción y la ley ecuatoriana prohibe licitar yacimientos operativos.

"Serán bloques grandes y pequeños (los licitados)", agregó Pástor en el marco de la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que se desarrolla en Quito.

Ecuador retomará las licitaciones petroleras tras años de haber fracasado en su intento por despertar el interés de inversores.

El objetivo del gobierno ecuatoriano es promover la participación de las petroleras extranjeras en el desarrollo del sector para reducir costos y aumentar beneficios en la producción, según el presidente Rafael Correa.

"No se trata de combatir por una reacción o un torpe nacionalismo a las compañías transnacionales. Se trata de utilizar para que, con adecuadas y patrióticas negociaciones, nos den el máximo beneficios", agregó durante el acto inaugural de la reunión de la OPEP.

Con los nuevos contratos, Ecuador pagará una tarifa por operación a las firmas y recibirá la totalidad de la producción del crudo, con lo cual aumenta la renta petrolera de un 70 al 80%.

Por su parte las firmas se comprometieron en invertir unos US$1.200 millones y aumentar paulatinamente la producción de sus áreas concesionadas.

En el país siguen operando la española Repsol-YPF, el consorcio chino Andes Petrolem y PetroOriental, la estatal chilena ENAP y la italiana ENI.