Guayaquil.  El gobierno creó la nueva empresa estatal de Infraestructuras Pesqueras del Ecuador. Su actividad está orientada a normar nuevos modelos de gestión y facilidades relacionadas con la captura artesanal.

El presidente de la Asociación de Armadores de Barcos de Posorja, en la provincia costera del Guayas, Néstor Arana, explicó que la iniciativa gubernamental es positiva porque permitirá satisfacer de forma directa las necesidades del sector.

Sin embargo, el dirigente sostiene que el problema de fondo radica en la Ley de Pesca, pues la norma está vigente desde 1970 y, a pesar de las pocas reformas que ha tenido, no es suficiente.

Ante esto, plantea que para optimizar el funcionamiento de la nueva empresa, debe reformarse la ley en varios aspectos “obsoletos”, y que no se ajustan a la realidad.

El organismo creado, entre sus competencias deberá construir subsidiarias, unidades de negocios, celebrar convenios de asociación, uniones transitorias, alianzas estratégicas, consorcios, empresas de coordinación u otras de naturaleza similar.

El ministro de Agricultura y el titular de la Secretaría Nacional de planificación (Senplades) son los principales directivos de la empresa que tiene como objetico principal diseñar y promover, la conformación de las empresas subsidiarias de economía mixta que fomenten la participación de las comunidades locales como socios estratégicos.

Estas deberán incidir de forma directa en la administración pesquera de sus propias localidades. La entidad celebrará los contratos entre las personas naturales y jurídicas, además de entes públicos y privados.

También vigilará las políticas de calidad y satisfacción de los usuarios en la prestación de servicios públicos.

La nueva entidad tendrá como sede la ciudad costera de Manta, en la provincia costera de Manabí.