Quito. Ecuador se arriesga a vivir una nueva crisis de energía eléctrica producto de la sequía que afecta el país.

Así lo reconoció el ministro de Electricidad y Energía Renovable, Miguel Calahorrano, quien explicó que el Sistema Nacional Interconectado (SNI) se encuentra en condiciones de vulnerabilidad.

Además, la demanda eléctrica se ha incrementado en cuatro gigavatios (7%) más que durante la crisis de fines del año pasado, dijo La Hora.

Miguel Calahorrano explicó que la cota de la central hidroeléctrica Paute es baja y durante marzo se ha mantenido un promedio de 50 metros cúbicos por segundo.

Al respecto, el ministro sostuvo que “aún con 40 metros de cota podríamos sostener la demanda de electricidad. Por eso pedimos que la ciudadanía vuelva a tener el mismo comportamiento de ahorro que mostró durante la crisis”.

En este contexto, el gobierno ecuatoriano espera contar con importaciones de energía proveniente de Colombia, a partir de este jueves. El ministro explicó que ingresarían al menos 200 o 300 megavatios (MW), para sostener el Servicio Nacional Interconectado.

Además, se espera que los próximos días culminen los trabajos de mantenimiento de Termoesmeraldas, y así ponerla en operación.

Por otra parte, el gobierno ecuatoriano está a la espera de una propuesta escrita y detallada de las autoridades chinas para analizar la reanudación de las negociaciones con el Exim Bank, para concretar el financiamiento de US$1.700 para costera el proyecto Coca Codo Sinclair.

Una vez que se tenga el documento, Ecuador decidirá cómo resolver las controversias con China en esta materia.