Tras una prórroga de dos meses, la pesca de arrastre quedó prohibida este sábado en Ecuador. Las embarcaciones que usaban redes de arrastre estarán impedidas de realizar este tipo de actividad al restringirse los permisos de zarpe.

Durante los últimos días, varias naves de Guayas, El Oro y Manabí, donde se registraba la actividad, comenzaron a retornar a los muelles y prepararse para el cese de las faenas. En el país se estima que unos 100 barcos se dedican a esta práctica.

El Gobierno ofreció créditos y un plan para las embarcaciones que dejan la actividad o quieran adaptarse a otro tipo de arte de pesca.

El jueves, el ministro de Agricultura, Pesca y Ganadería, Javier Ponce, aseveró que de las 105 embarcaciones “entiendo que alrededor de 70 langostineros han planteado su interés y han comenzado los trámites de crédito en la CFN”.

Para los barcos que abandonan la actividad de arrastre se barajan otras alternativas de pesca de anguilas, merluzas, bacalao y pelágicos pequeños. Otro grupo de naves será dado de baja.

Sin embargo, en el sector aún hay inquietudes y dudas sobre la ejecución de las propuestas.

Durante esta semana, Juan Carlos Correia, presidente de la Asociación de Armadores de Barcos Pesqueros Camaroneros, a través de su cuenta de Twitter, replicó algunos mensajes sobre las respuestas claras y soluciones viables que requería el sector.

Por su parte, el viceministro de Acuacultura, Guillermo Morán, aseguró en Radio Pública que se han receptado 105 solicitudes de los tripulantes para obtener créditos y 20 armadores han presentado su trámite para obtener una compensación por la medida.

Para la tripulación de las flotas se alistan líneas de crédito de hasta US$20.000 dólares para emprender actividades productivas o compra de equipos. Esto se realizará a través del Banco Nacional del Fomento (BNF).

Quienes deben salir de las faenas de arrastre aún tienen dudas. “Queremos que nos aclaren el panorama a quienes estamos directamente involucrados”, aseguró Freddy Mendoza, de Manta.

Representantes de la Subsecretaría de Pesca en Manabí indicaron que varios pescadores están comenzando a hacer los trámites para los préstamos del BNF. En esos casos se les dan las explicaciones técnicas de cómo favorecerse con los créditos, señalaron.

Los préstamos para los tripulantes de las flotas que deseen continuar con la actividad pesquera podrán destinar esos recursos para la adquisición de una lancha completamente equipada.