Como consumidor de helados, el mercado ecuatoriano aún está por debajo de los niveles que registra Chile, donde cada persona ingiere 6,5 litros al año, el mayor per cápita de la región.

Ese potencial que Ecuador tiene para elevar su consumo, que anualmente se ubica en 1,7 litros por persona, está impulsando a los fabricantes nacionales a desplegar nuevas inversiones para expandir y diversificar su producción.

Unilever (Pingüino) y Heladosa (Topsy), que tienen sus plantas en Guayaquil, han ejecutado acciones para intentar llegar a esa meta.

El gerente general de Heladosa, Jorge Medina, declaró que el año pasado vendió más de 85 millones de unidades, aseguró que el consumo ha crecido, pero puede llegar a dos litros por persona e incluso superar esa barrera si se considera que en Sudamérica hay naciones con promedios más altos.

Esta compañía invirtió más de US$2 millones en maquinaria para ampliar su producción e introducir nuevas líneas en las categorías de helados de agua y crema.

Su reciente incursión fue en el segmento de helados artesanales, nicho en el que Unilever ingresó hace más de cinco años con su marca Casero. Topsy lo hizo con el sello Artesanal, que tiene tres sabores: coco, chocolate y ron pasas. También Pingüino se movió este semestre al ofertar un nuevo Casero de chocolate con cobertura total.

En Ecuador, la demanda de helados se ubica en 270 millones de unidades al año, entre los que se incluyen los artesanales, que no son producidos por el sector industrial.

Medina señaló que como la presencia de una marca en los puntos de venta también influye en la compra del producto, la empresa ha desembolsado casi un millón de dólares para ubicar más congeladores en tiendas y gasolineras.

Unilever, el mayor competidor del negocio, también tiene planes de inversión para ampliar su planta de helados. La multinacional destina para ese proyecto, y la ampliación de su línea de margarinas, unos US$12 millones.

A la par, la empresa ha presentado nuevos productos como la marca Fruttare, compuesta de tres sabores: mango, tamarindo y mora. Y para motivar el consumo ha desplegado una campaña de promoción en medios y en puntos de venta.

Los supermercados también se han motivado a tener presencia con sus marcas propias. Icekappery, por ejemplo, elabora tarrinas de helados para Corporación Favorita (Supermaxi y Megamaxi). Antes lo había hecho Corporación El Rosado con su sello Mi Comisariato.

En US$70 millones se estima que es la facturación en el negocio de helados.