Tulcán. El 12% de las utilidades por la extracción de petróleo en Shushufindi, provincia amazónica de Sucumbíos (norte), se han invertido en obras como alcantarillado, energía eléctrica o vialidad.

A partir de la aprobación de la Reforma a la Ley de Hidrocarburos, en 2010, se comenzó a redistribuir las utilidades que generan las empresas dedicadas al petróleo. Este dinero fue destinado a los gobiernos autónomos descentralizados que se encuentran cerca de las industrias dedicadas a la extracción del crudo y que han recibido el impacto por la actividad petrolera.

Esta Ley dispone que el 12% de las utilidades de las empresas petroleras sean invertidos en proyectos locales, mientras que el 3% restante se reparta a los trabajadores.

Por ejemplo, Petroamazonas, empresa productora de petróleo administrada por el Estado, ha colocado alrededor de US$20 millones en Shushufindi. Según destacó un medio de comunicación, el 80% de su población labora en Petroamazonas o en empresas de servicios relacionadas con su actividad.

En este sentido, las empresas petroleras estatales aportaron con US$258,7 millones y las privadas con US$91,9 millones en 2011. En 10 años, este monto podría llegar a 4.000 millones, según destacó en ese entonces el ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor.

La alcaldía de Shushufindi señaló a un medio de comunicación que de los 13 proyectos que se ejecutan en este cantón, siete se centran en electrificación rural y asfaltado, principalmente.

El estado administra estos recursos económicos, a través de la empresa Ecuador Estratégico, quien se encarga de contratar estas obras de compensación para estos poblados.