Quito. La ministra de Transporte y Obras Públicas, María de los Ángeles Duarte, expuso los logros alcanzados en vialidad, y mostró como obras emblemáticas el complejo de puentes en los ríos Babahoyo y Daule, de la  “Unidad Nacional”, el puente atirantado sobre el río Napo y el proyecto de autopista en Quevedo.

El paso entre Guayaquil y Durán, sobre el río Babahoyo se realizaba mediante un único puente de cuatro carriles por el que circulaban hasta 80 mil automóviles diariamente y en las horas de mayor uso se demoraban hasta 30 minutos en recorrer dos kilómetros.

La consecución del complejo  con el cuarto puente “superó este problema” dijo la ministra María Ángeles Duarte durante el acto de rendición de cuentas de su cartera de Estado junto con otros del frente productivo.

El cuarto puente fue inaugurado en septiembre de 2011 y requirió una inversión de US$102 millones.

El puente atirantado sobre el río Napo, en la Amazonía ecuatoriana, es una obra en ejecución que destaca por su estética. Tendrá 590 metros de longitud y soportará entre 1.500 y 2.000 vehículos diariamente.

Su costo sobrepasa los 48 millones de dólares y emplea 300 personas de forma directa y 800 de manera indirecta. La titular de Transportes y Obras Públicas destacó que este puente, que se complementará con iluminación y obras adicionales se inaugurará en los próximos días, aunque no precisó una fecha.

El tercer proyecto emblemático es la primera súper autopista que tendrá Ecuador en Quevedo, en el litoral. La obra tendrá un costo de123 millones de dólares y beneficiará a no menos de 250 mil personas.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas maneja actualmente 115 proyectos de mantenimiento vial, 3.400 vías en ejecución y 78 proyectos de vías nuevas.

Ha presupuestado US$387 millones para 71 puentes, US$219,5 millones para aeropuertos y US$344 millones para infraestructura portuaria.