Quito. El gobierno ecuatoriano y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) firmaron el Memorando de Acuerdo para la Administración con respecto al fondo Yasuní ITT, para proteger las reservas petroleras de los campos Ishpingo, Tambococha y Tiputini.

De esta manera, Ecuador espera canalizar unos US$3.600 millones para no explotar el 20% de las reservas de crudo en un área protegida de la Amazonia, informó Agencia Andes.

El acuerdo fue sellado por el ministro de Relaciones Exteriores ecuatoriano, Ricardo Patiño, y Rebeca Grynspan, administradora del PNUD.

Ecuador busca con este instrumento dejar bajo tierra 846 millones de barriles de petróleo en el parque Yasuní.

Para ello, la nación sudamericana podrá los aportes de los países contribuyentes, entre los que destacan Alemania, Bélgica, Unión Europea, Italia y España.

"El interés de la iniciativa ofrece buenos augurios para que en el futuro poder replicar este modelo ecuatoriano en otras latitudes", enfatizó Grynspan.

Por su parte, la ministra coordinadora de Patrimonio, María Fernanda Espinosa, señaló que “estamos firmando el acta de nacimiento verdadero de la iniciativa Yasuní-ITT, es el primer hito, el primer gran paso”.

La protección de Yasuní ITT fue propuesto por el Presidente Rafael Correa en 2007 en la Asamblea Nacional.

El lugar cuenta con 2.274 especies de árboles, y en una hectárea tiene alrededor de 655 especies, más del total de especies que existe en Estados Unidos y Canadá.

Con la iniciativa Yasuní-ITT se busca evitar la emisión de 407 millones de toneladas de Dióxido de Carbono CO2, el principal gas que provoca el cambio climático. Se trata de una reducción mayor a la emisión anual de países como Brasil o Francia.