Guayaquil. Una nueva fábrica tendrá Universal Sweet Industries. La compañía, que actualmente tiene su planta en Eloy Alfaro y Gómez Rendón, en el sur de Guayaquil, comenzará a construir en este semestre sus nuevas instalaciones en el kilómetro 14,5 de la vía a Daule.

Y aunque aún tiene permisos municipales para operar cinco años más en la calle Alfaro, la firma decidió levantar su nueva infraestructura en las afueras de Guayaquil en un terreno que tiene 30.000 m².

Carlos Grunauer, gerente general de Universal Sweet Industries, indicó que una firma americana prepara los diseños y que en los próximos dos meses se iniciarán los trabajos de construcción.

Inicialmente levantarán la planta de galletas y luego trasladarán las otras líneas de producción. “En un año, tal vez año y medio, puede estar funcionando toda la planta allá”, aseguró Grunauer.

Universal Sweet Industries, conocida también como La Universal, ha efectuado inversiones para adquirir maquinaria con la idea de ampliar su oferta de productos y entrar a competir en otras categorías. Hasta ahora ha efectuado inversiones por unos 600 mil euros (más de US$850.000 al cambio actual) en la compra de equipos.

En lo que va de este año, Universal incorporó minibarras de su marca de chocolates Superior e introdujo grajeas de sabores bajo el sello Rinlets, con los que incluso intenta llegar a mercados con presencia de migrantes ecuatorianos.

Martha Vaca, jefa de Marketing de la empresa, indicó que son productos que se han desarrollado con base en investigaciones de mercado, que revelan que los consumidores se están inclinando por nuevas combinaciones.

Además, la fábrica planea retomar la producción de algunos ítems que la anterior Universal elaboraba antes de que vendiera marcas como Tango y Amor, que ahora tiene la multinacional Nestlé.

Grunauer afirmó que retornarán a esas categorías porque han importado equipos que permiten la producción. “Lo haremos con nuestras fórmulas”, indicó el ejecutivo.

Universal Sweet Industries obtuvo ingresos por US$35 millones en el 2010 y este año proyectan ventas por US$50 millones.