Quito. Bananera Noboa se declaró en quiebra y el proceso judicial está en marcha desde el 4 de agosto pasado.

La quiebra buscaría obstaculizar el cobro por parte del Servicio de Rentas Internas de una deuda de US$ 146 millones, denunció este jueves el director del SRI, Carlos Marx Carrasco.

El funcionario explicó que la quiebra es por un caso ajeno al del SRI: por supuestamente no poder pagar a abogados las costas judiciales ordenadas por un juez, en unos juicios laborales, y que ascendían a US$27.971

Para el SRI, se trata de un quiebre fraudulento que se ha logrado a través del traspaso de activos a otras empresas del grupo, en especial a Banacont. Por ello, continuarán los reclamos de cobro, pero alegando que la quiebra es fraudulenta.

Carrasco explicó que fue uno de los miembros de la Junta General de Bananera, Vladimiro Álvarez (representante de Isabel Noboa, hermana de Álvaro), quien advirtió de la decisión de trasladar los activos. Su voto fue en contra de la decisión.

El juez ha pedido a la Superintendencia de Compañías convocar a concurso de acreedores, uno de ellos es el SRI.