Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este martes cerca de US$8.000 millones en garantías crediticias del gobierno para que la compañía Southern Co. inicie la construcción de una nueva planta nuclear.

"Sé que se ha asumido desde hace tiempo que aquellos que defienden el ambiente se oponen a la energía nuclear", dijo Obama. "Pero el hecho es que pese a que no hemos iniciado la construcción de una nueva planta de energía nuclear en 30 años, la energía nuclear sigue siendo nuestro mayor fuente de combustible que no produce emisiones de carbón".

La garantía crediticia despejaría el camino para la construcción de la primera planta de energía nuclear en Estados Unidos en casi 30 años.

Bajo el programa de garantías crediticias, el gobierno promete asumir las obligaciones de deuda de una compañía si esta incluye en obligaciones crediticias incurridas dentro de los proyectos.

Debido a que el costo del desarrollo de reactores nucleares asciende a miles de millones de dólares, las garantías crediticias pueden ser un paso clave para que las empresas de energía emprendan ese tipo de proyectos.

La compañía, que planea construir las nuevas unidades en su planta Vogtle cerca de Waynesboro, Georgia, espera crear alrededor de 3.500 empleos durante la construcción y otros 800 empleos permanentes cuando las unidades empiecen a operar.

Se estima que el costo total de las nuevas unidades para Southern Co. será de alrededor de US$14.000 millones. De esa suma, la porción de la subsidiaria en Georgia de la empresa será de alrededor de US$6.100 millones.

La propiedad restante de los dos reactores estará dividida entre Oglethorpe Power Corp., Municipal Electric Authority of Georgia (MEAG Power) y Dalton Utilities.

El Departamento de Energía tiene autoridad para emitir hasta US$18.500 millones en garantías crediticias. El presupuesto del Gobierno para el año fiscal 2011 busca triplicar ese monto a más e US$54.000 millones.