La administración, el reglamento y supervisión de la Energía Oceánica de Estados Unidos (Boemre), aprobó por primera vez el uso de un barco para la producción, almacenamiento y desembarque de petróleo en el Golfo de México.

Este proyecto de Petrobras America, subsidiaria de la empresa brasileña en Estados Unidos, puede comenzar con su operación para producir petróleo y gas en los campos de aguas profundas Chinook-Cascade, ubicado a 250 kilómetros de la costa de Lousiana.

Se estima que la capacidad a la que debería llegar la planta es de 80 mil barriles de petróleo por día y 16 millones de pies cúbicos de gas natural por día. 

Según consignó Exame, Petrobras controla el 100% del campo de Cascade y el 66,67% del campo de Chinook, del cual la francesa Total controla el otro 33,33%.