Luego de la explosión de un pozo de British Petroleum en abril de 2010, Estados Unidos autorizó a Shell para que vuelva a perforar un pozo petrolero en el Golfo de Mexico. 

El organismo encargado de la autorización fue la Oficina de Gestión de Regulación de Energía del Oceano del país (Boemre), quien permitió que se opere el Bloque Garden Banks, a 900 metros de profundidad, ubicado al sur de las costas de Luisiana.

“El permiso de hoy representa la culminación de un proceso amplio de revisión del plan de exploración, una valoración medioambiental y la solicitud de perforación, todas las cuales han cumplido con rigurosos estándares medioambientales y de seguridad”, dijo el director del Boemre, Michael R Bromwich.

Según consignó Ethic.es Bromwich, dijo además que “la finalización de este proceso demuestra que procedemos tan rápido como podemos para permitir una adecuada regulación de las operaciones petroleras y gasíferas del modo más seguro y responsable con el medio ambiente”.