Washington. El gobierno estadounidense ordenó el jueves una suspensión temporal de la perforación en 33 plataformas de exploración en aguas profundas, como parte de una respuesta mayor al derrame de petróleo de BP que amenaza los esfuerzos por explotar campos petroleros mar adentro.

La decisión podría retrasar los planes de desarrollo de proyectos por parte de compañías como Chevron Corp en el Golfo de México, donde el aumento en la producción ha ayudado a contrarrestar la caída en la producción doméstica que se obtiene en tierra firme.

A diferencia de la extensión por seis meses que aplicó el gobierno a su prohibición de nuevos permisos de perforación en aguas profundas, y la cancelación de una anticipada venta por arriendo frente a la costa de Virginia, esta medida amenaza con afectar descubrimientos ya probados en vez de áreas no confirmadas.

"Estas acciones son guiadas por la necesidad de adoptar un enfoque cauteloso al desarrollo de petróleo y gas mar adentro, en momentos en que fortalecemos la seguridad y la supervisión de las operaciones", dijo el jueves el secretario del Interior de Estados Unidos, Ken Salazar.

Aunque las medidas no afectarán pozos que ya están produciendo, las 33 plataformas exploratorias deberán detener su trabajo a la primera oportunidad segura que tengan e implementar nuevas medidas de seguridad antes de reanudar sus operaciones, dijeron funcionarios.

Salazar confirmó que la suspensión no se aplicaría a las plataformas que operan en aguas poco profundas.

Esto podría elevar los costos y aplazar los planes de desarrollo de compañías como Royal Dutch Shell, que está entre los mayores exploradores del Golfo de México, mientras que entre los contratistas de perforación que podrían quedar con plataformas en desuso estarían Transocean Ltd y Noble Corp.

La petrolera estatal brasileña Petrobras dijo que la suspensión podría desacelerar el desarrollo de sus campos Cascade-Chinook en el Golfo de México, que tenían fijado comenzar a producir en la segunda mitad de este año.

"Petrobras está evaluando el impacto de la extensión por seis meses de la moratoria y podría modificar su cronograma", dijo la firma en un comunicado. Se prevé que esas áreas podrían alcanzar a producir 80.000 barriles por día durante varios años.

El Golfo de México proveyó cerca del 29% de la producción de petróleo crudo de Estados Unidos y un 11% de la producción de gas natural durante el año pasado, de acuerdo al Departamento de Energía estadounidense.

Cerca de un 24% de la producción total de petróleo de Estados Unidos proviene de pozos ubicados a más de 300 metros de profundidad en las aguas del golfo. Cerca de un 5% de su producción de gas proviene de pozos a esa profundidad.

La nueva perforación exploratoria en profundidades submarinas que superen los 150 metros será prohibida bajo la moratoria de seis meses.