Nueva York. Los inventarios de petróleo de Estados Unidos registraron un fuerte e inesperado aumento la semana pasada, al tiempo que la disminución de las existencias de gasolina fue contraria a las expectativas de los analistas, según cifras publicadas el miércoles por la Administración de Información de Energía.

Los inventarios de crudo aumentaron en 2,0 millones de barriles a 365,1 millones de barriles en la semana concluida el 18 de junio. Esto se compara con la disminución estimada de 1 millón de barriles proyectada por 14 analistas encuestados por Dow Jones Newswires.

En la New York Mercantile Exchange, los futuros del crudo seguían cayendo. El contrato a agosto descendía recientemente un 2,5% a US$75,94 el barril.

La gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, RBOB, a julio descendía un 2,7% a US$2,0755 el galón, mientras que el petróleo para calefacción retrocedía un 2,6% a US$2,0588 el galón.

Las existencias de gasolina registraron una disminución de 762.000 barriles a 217,6 millones de barriles, según el informe semanal de la entidad dependiente del Departamento de Energía de Estados Unidos. Los analistas esperaban que la cifra registrara un aumento de 300.000 barriles respecto de la semana previa.

En tanto, los inventarios de derivados del petróleo, que incluyen el combustible de calefacción y el diésel, registraron un aumento de 297.000 barriles a 156,9 millones de barriles. Los analistas consultados preveían un incremento de 1.200 millones de barriles.

La tasa de utilización de la capacidad instalada de las refinerías aumentó en 1,5 puntos porcentuales al 89,4%, lo que se compara con las estimaciones de los analistas de un aumento de 0,2 de punto porcentual.