Chicago. Fiscales estadounidenses están investigando al Deutsche Bank y a varios otros bancos internacionales en torno a negocios relacionados con Irán, Sudán y otras naciones que actualmente están bajo sanciones, reportó este sábado el New York Times.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y la fiscalía del Distrito de Manhattan están investigando a los bancos por el supuesto uso de sucursales estadounidenses para movilizar miles de millones de dólares en transacciones relacionadas con Irán, de acuerdo al reporte, que citó funcionarios no fueron identificados.

La investigación en torno al Deutsche Bank se encuentra en una etapa temprana y hasta el momento no hay sospechas de que la institución basada en Alemania movilizara fondos en favor de clientes iraníes a través de sus operaciones estadounidenses después de 2008, cuando se cerró una laguna jurídica que permitió tal maniobra, reportó el diario.

Deutsche Bank decidió en 2007 que "no se comprometería en nuevos negocios con sus pares en países como Irán, Siria, Sudán y Corea del Norte y que abandonaría los negocios existentes hasta donde le sea legalmente posible", dijo el sábado un portavoz a Reuters.

El funcionario declinó hacer más declaraciones.

La oficina del fiscalía de Manhattan y el Departamento de Justicia de Estados Unidos declinaron hacer comentarios. El Departamento del Tesoro no hizo declaraciones de inmediato.

El reporte sobre la investigación al Deutsche Bank se produce días después de un acuerdo por US$340 millones alcanzado entre el regulador bancario de Nueva York y el banco británico Standard Chartered Plc.

La fiscalía de Manhattan y las autoridades federales no han concluido sus investigaciones sobre la entidad bancaria.

El convenio con el superintendente de Servicios Financieros de Nueva York, Benjamin Lawsky, se realizó sin un acuerdo previo con la fiscalía de Manhattan y las autoridades federales.

Desde 2009, la fiscalía de Manhattan, el Departamento del Tesoro, El Departamento de Justicia y otras agencias han logrado pactos con una serie de bancos extranjeros incluyendo Credit Suisse, Lloyds y recientemente con ING, que totalizan cerca de US$1.800 millones.

Las autoridades han referido en el pasado que otros bancos extranjeros también están bajo investigación.