Washington. Los reguladores estadounidenses de seguridad automotriz aceleraron este miércoles una investigación sobre un posible defecto en el modelo de mini van Windstar de Ford Motor Co.

La Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras, o Nhtsa por sus siglas en inglés, informó que está examinando las quejas de cientos de conductores de Windstar de que el chasis delantero, que sostiene el motor y otras partes, se agrietó o resultó altamente corroído, con lo que se impide el control del volante.

La investigación afecta a cerca de 550.000 unidades de modelos entre los años 1999 a 2003, y se enfoca en vehículos en estados donde se aplican grandes cantidades de sal a los caminos durante invierno.

La Nhtsa dijo que está analizando los reportes de tres accidentes y un lesionado producto del supuesto defecto.