Detroit. Funcionarios del transporte y seguridad en carreteras en Estados Unidos están investigando las camionetas y vehículos todoterreno o SUV de General Motors  debido a preocupaciones de que los frenos podrían fallar.

La investigación preliminar efectuada por la Administración Nacional de Seguridad en las Carreteras abarca a 6 millones de vehículos Chevrolet y GMC para los años-modelos entre 1999 y 2003.

Los investigadores están tratando de determinar si la corrosión en la líneas de frenos de los vehículos causada por la sal utilizada en los caminos durante las nevadas, está causando el defecto.

El organismo informó que recibió 110 queja de fallas en frenos, incluyendo tres choques, pero sin lesiones.

"Las quejas plantean la pérdida de efectividad para frenar debido a la ruptura en la línea de freno debido a la corrosión", según el informe de la agencia.

En 37 casos, las concesionarias confirmaron la ruptura en la línea de freno.