Washington. El Departamento de Justicia de Estados Unidos abrió una "exhaustiva" investigación criminal sobre el derrame de petróleo en el Golfo de México, informó el fiscal general, Eric Holder.

"Procesaremos con el mayor peso de la ley a cualquiera que haya violado la ley", dijo Holder, quien se encontraba en Lousiana el martes por la tarde reunido con los fiscales de la región y visitando las áreas afectada por el inmenso derrame petrolero en un yacimiento propiedad de la gigante británica BP.

"BP cooperará con cualquier pesquisa que lleve a cabo el Departamento de Justicia, tal como lo estamos haciendo en otras pesquisas que se están efectuando actualmente", dijo un vocero de la compañía.

Holder dijo que el gobierno de Estados Unidos comenzó a realizar estas investigaciones hace "algunas semanas" y está trabajando con múltiples autoridades federales y estatales, incluyendo al Buró Federal de Investigaciones.

El fiscal no especificó quién estaba bajo investigación porque, según él, las autoridades no están "claras aún quién debería ser responsabilizado en última instancia".

Sin embargo, el fiscal general dijo que existe una amplia gama de posibles violaciones bajo un número de estatutos, incluyendo la Ley de Aguas Limpias, la Ley de Contaminación Petrolera de 1990 y la Ley de Especies en Peligro de Extinción, y que las autoridades estaban examinando todas ellas muy de cerca.

Dijo además que los cargos podrían incluir todo desde "declaraciones falsas" hasta "la forma en que varias entidades se comportaron".

Holder informó que su departamento informó a todas las partes relevantes que preservaran documentos.

"Si encontramos evidencia de comportamiento ilegal, seremos extremadamente fuertes con nuestra respuesta", dijo. Añadió que "tenemos lo que creemos son suficientes bases para que comencemos una investigación criminal".