Washington. El presidente ejecutivo de BP Plc, Tony Hayward, observó este sábado una carrera de yates en la costa británica, provocando una nueva controversia en Estados Unidos mientras su compañía lucha por contener su enorme derrame de crudo en el Golfo de México.

Sheila Williams, portavoz del gigante energético británico, dijo que Hayward pasó algo de tiempo con su hijo adolescente en la carrera de botes de la Isla de Wight, después de dedicar la mayor parte de los últimos dos meses al derrame de crudo y mantenerse alejado de su familia.

Hayward fue duramente criticado este jueves por molestos legisladores estadounidenses en una audiencia del Congreso, donde fue acusado de evitar la responsabilidad por el derrame.

Cadena de errores.  El gobierno de Obama, que ha sido muy crítico de Hayward respecto a sus declaraciones públicas desde que comenzó el derrame en abril, reiteró sus reproches al presidente ejecutivo por asistir a la carrera.

La presencia de Tony Hayward en la carrera generó opiniones mixtas entre los residentes de la costa del Golfo de México.

"Esto simplemente es parte de una larga cadena de meteduras de patas y errores de relaciones públicas", dijo en referencia a Hayward el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Rahm Emanuel, en una entrevista grabada para el programa semanal "This Week", de la cadena televisiva ABC.

Obama, quien ha sido criticado por la respuesta de su gobierno al derrame, asistió el  viernes por la noche a un partido de béisbol en Washington y jugó golf este sábado.

El mandatario se preguntó en voz alta durante una entrevista televisiva este mes "qué trasero golpear" por el derrame de BP y agregó que si Hayward hubiese trabajado para él, ya lo habría despedido.

Hayward también fue muy criticado y debió disculparse rápidamente por quejarse y decir que quería su "vida de vuelta", semanas después de que el pozo submarino Horizon resultó dañado por el estallido de la plataforma de exploración, que causó la muerte de 11 trabajadores y el peor derrame de petróleo de la historia estadounidense.

"Bueno, para citar a Tony Hayward, él tiene su vida de vuelta, como diría", dijo Emanuel. "Y creo que todos podemos concluir que Tony Hayward no va a tener una segunda carrera como consultor de relaciones públicas", agregó.

"Hay un tema aquí que verdaderamente importa", declaró Emanuel. "Este claramente es un error de relaciones públicas, pero él ha cometido varios de esos errores. Lo que es importante es: ¿Estamos cerrando el pozo? ¿Estamos capturando el petróleo? ¿Estamos limpiando el desastre? Eso es lo que importa", afirmó.

Diversas reacciones. La presencia de Hayward en la carrera generó opiniones mixtas entre los residentes de la costa del Golfo de México, duramente golpeada por el derrame.

"Tienes que pensar en todos los peces que están muriendo allí, todos las aves que están muriendo (...) y ellos nunca van a regresar", dijo Wilma Buras, residente de Venice, Luisiana. "Así que el que Hayward saliera no fue lo mejor (...) absolutamente no", agregó.

Jim Bowman, un pescador aficionado en Venice, dijo que hay mucho trabajo por hacer en la limpieza del derrame, pero "la familia es lo más importante, así que él tiene que pasar tiempo con su familia".