San José, Costa Rica. Costa Rica aplaudió que Estados Unidos retirara las tarifas impuestas a la importación de azúcar del país centroamericano, removiendo la última barrera para un tratado regional de libre comercio.

En enero del 2009, Costa Rica fue el último país en sumarse al denominado CAFTA, pero el Congreso local se tomó su tiempo para aprobar las reformas demandadas por el acuerdo.

La demora ocasionó que el Gobierno de Estados Unidos suspendiera en enero la tarifa cero a las importaciones de azúcar de Costa Rica.

La industria azucarera costarricense, que normalmente exporta entre 130,000 y 140,000 toneladas del endulzante al año, estimó las pérdidas por esa suspensión en hasta US$1 millón.

Pero finalmente en abril, el Congreso de Costa Rica aprobó la última reforma exigida bajo el marco del CAFTA, reforzando las leyes de propiedad intelectual, a lo que Estados Unidos respondió este lunes retirando las tarifas al azúcar.

"Estamos muy contentos de ver el final de esta pesadilla", dijo a Reuters Edgar Herrera, director de la cámara azucarera local.

Ahora Costa Rica puede vender 13,880 toneladas de azúcar en Estados Unidos sin impuestos, según el ministerio de comercio internacional.

EL CAFTA, que agrupa a cinco países de Centroamérica, la República Dominicana y a Estados Unidos, fue firmado en el 2005, pero la oposición popular detuvo la ratificación del tratado por varios años en Costa Rica.