Detroit. Toyota Motor informó el lunes que suspendió las ventas de sus vehículos Lexus LS en Estados Unidos en tanto la automotriz espera recibir nuevas partes luego de llamar a reparación el modelo.

La semana pasada, la compañía anunció el retiro de 11.500 vehículos en todo el mundo y 3.800 fabricados en Estados Unidos entre finales del año pasado y mayo por un problema en la dirección.

Esta es la tercera vez este año que un llamado a talleres en Estados Unidos ha obligado Toyota a suspender las ventas de vehículos afectados por un defecto de seguridad.

El dispositivo VGRS que ajusta la respuesta del vehículo al movimiento del volante en función de la velocidad podría estar fallando cuando se viaja a baja velocidad, afirmó Brian Lyons, vocero de Toyota.

Debido a que la reparación del problema no está a la mano, la compañía debe suspender la venta de algunos de los modelos del 2009 y 2010 del LS 460 y el LS 600 que tienen problemas de seguridad, afirmó Lyons.

La reparación requiere que la compañía instale nuevos procesadores computarizados en los sistemas de dirección del vehículo. Los procesadores podrían comenzar a llegar en las próximas semanas.