Detroit. La mayoría de las automotrices más importantes superaron las expectativas de ventas durante marzo en Estados Unidos, cuando los compradores se volcaron a automóviles más pequeños y de consumo más eficiente en respuesta al alza de los precios de la gasolina.

Ejecutivos de General Motors Co y Ford Motor Co, que reportaron aumentos en sus ventas de 11,4% y 19%, respectivamente, también dijeron que no creen que la crisis de Japón socavará las ventas en el cercano plazo.

Las fuertes ventas, junto con el informe del Departamento de Trabajo sobre el sólido crecimiento laboral en Estados Unidos en marzo, estimularon esperanzas de que los consumidores tendrán más dinero y se sentirán lo suficientemente confiados como para adquirir más autos y camiones, dijeron inversores.

"Cuando observo el panorama en general digo: 'Esta recuperación está intacta. Sigue siendo fuerte en Estados Unidos'", dijo Gary Bradshaw, un gerente de cartera de Hodges Capital Management, que posee acciones de Ford. "Mas gente está volviendo a trabajar, pueden permitirse autos", agregó.

Las acciones de GM subieron 4,4% en la Bolsa de Valores de Nueva York, a US$32,41, en tanto las acciones de Ford ganaron 1,7%.

Las ventas de autos representan cada mes una de las primeras instantáneas de la demanda del consumidor estadounidense, y 34 economistas consultados estimaron que las ventas de marzo aumentarían en promedio 12%.

Los resultados más fuertes que lo esperado de muchas automotrices reflejaron las buenas noticias en el frente laboral, dado que el empleo estadounidense registró en marzo el segundo mes consecutivo con ganancias y la tasa de desempleo cayó a 8,8%, la más baja de los últimos dos años.

El jefe de ventas de GM, Don Johnson, no espera un "significativo" impacto sobre las ventas en este momento tras las interrupciones por Japón, en tanto que Ford dijo que cualquier fluctuación causada por el terremoto, el tsunami y la consecuente crisis nuclear en Japón no alterará la demanda.

Sin embargo, un ejecutivo de Ford también advirtió de que el inventario de autos pequeños de la compañía había sido "pellizcado" por la gran demanda, y otros fabricantes de automóviles probablemente estén observando lo mismo.

Los ejecutivos de GM y Ford dijeron que esperaban que las ventas estadounidenses de este año alcancen entre 13 millones y 13,5 millones de unidades, por encima de las 11,5 millones registradas el año anterior.

Sin embargo, algunos aún temen que el alza en los precios de la gasolina y la incertidumbre causada por los eventos en Japón igualmente podrían dañar las ventas en abril y mayo.

"La recuperación es frágil", dijo la analista de Edmunds.com Michelle Krebs, añadiendo que las ventas se debilitaron en la última parte del mes ante el alza de los precios del combustible

"Al consumidor no le gusta la incertidumbre, y han tenido una gran dosis de ésta en marzo", agregó.

GM dijo que las ventas totales de sus cuatro marcas en Estados Unidos en marzo subieron 11,4% respecto al año pasado, a 206.621 vehículos. Incluyendo sus cuatro antiguas marcas -Hummer, Pontiac, Saab y Saturn-, las ventas de GM crecieron 9,6%.

Edmunds había esperado un incremento de 11% tomando en cuenta las ex marcas, y TruCar.com y JP Morgan dijeron que los resultados no cumplían con sus expectativas.

Los incentivos de GM por vehículo fueron en promedio entre US$600- US$800 más bajos el último mes respecto a febrero, y la automotriz sería prudente y disciplinada con sus ventas, manifestó Johnson.

Ford, Chrysler Group LLC y Nissan Motor Co Ltd todas reportaron resultados mas fuertes que los esperados y Ford superó a GM sólo por segunda vez desde 1998.

Las ventas de Chrysler saltaron 31%, en tanto que las de Nissan subieron 28,4%. Las ventas en Hyundai Motor Co, Honda Motor Co Ltd y la marca Mercedes Benz de Daimler AG crecieron 32%, 18,9% y 12,6%, respectivamente.

Las ventas de la japonesa Toyota Motor Corp, que ha sido fuertemente afectadas por la crisis en Japón, cayeron 9,2%.

Sin embargo, la subida de los precios de la gasolina está alejando a los consumidores de los lucrativos vehículos livianos.

Las ventas de camionetas livianas, que incluyen camionetas y vehículos utilitarios deportivos, equivalen a un poco mas de la mitad de las ventas de autos en Estados Unidos y representan una porción desproporcionada de las ganancias de las automotrices estadounidenses debido a sus altos precios.

Los precios de la gasolina subieron más de 3 centavos, a US$3,60 el galón, en la última semana, dijo el Departamento de Energía.

El precio promedio de la gasolina regular está 80 centavos más caro que hace un año gracias a que el conflicto en Libia y las tensiones en Oriente Medio han empujado al barril de crudo por encima de los 100 dólares.

Otro punto central es la consecuencia del terremoto japonés y posterior tsunami del mes pasado, que obligó a muchas plantas de proveedores a cerrar o hacer frente a cortes de energía.